Páginas

martes, 29 de marzo de 2011

Madelyne Pryor

Después de comentar en la entrada anterior cómo Cíclope abandonaba a su esposa e hijo para irse tras su ex resucitada, quería hacer un post de argumentos absurdos. Pero tras encontrar una interesante entrevista a Claremont (en la Wikipedia en inglés de Madelyne) me he decidido a dedicarle el artículo entero a la exmujer de Cíclope.

Su historia comienza con la muerte, obligada por el editor de Marvel, de Jean Grey (ver el artículo dedicado a su muerte) en la Saga de Fénix Oscura. Poco tiempo después, un retirado Scott Summers se encontraría a una mujer muy parecida que trabajaba como piloto en la aerolínea que le llevaba a casa de sus abuelos en Alaska. Empezada la relación, Mente Maestra trataría de hacer creer a los X-Men que la mujer era Fénix Oscura reencarnada, pero el truco fue descubierto. Y ahí, según cuenta Claremont, terminaba la supuesta relación entre Jean Grey y Madelyne Pryor. Nunca se pensó que fueran clones. De hecho, nadie dijo nunca que fueran iguales. "Increíblemente parecida" sí, pero no igual. Y eso era todo. No había otros planes para ella, más allá de su boda con Scott Summers y del hijo de ambos. A Claremont le gustan los cambios, principalmente de personajes, y quería que Cíclope se retirara de forma definitiva. La parejita sólo aparecería en aventuras especiales, como las primeras guerras asgardianas.

Pero en esto, Byrne decidió vengarse de los editores desde las páginas de los 4 Fantásticos. A él no le valía hacer algo como introducir a alguien parecido o a una hija de un futuro alternativo con los mismos poderes. Él quería a Jean. Y se sacó de la manga que la pelirroja no estaba muerta (que estaba de parranda). Un editor menos juicioso que el que les hizo matarla aplaudió la idea y abanderó otra aún peor: Cíclope abandonaría a su mujer e hijo y fundaría un grupo con los X-Men originales. En ese momento, Claremont debió acordarse de la familia de mucha gente. Él había aceptado la idea de sacar una serie con los primeros hombres X, pero usando a Maddy. Resucitar a Jean y el absurdo comportamiento de Scott Summers le jodían el esquema de la colección y le dejaban con un personaje descolgado que, irremediablemente, sabía que tendría que matar. Pero, como ya dije de Peter David, el "Patriarca Mutante" sabe hacer frente a las dificultades. Así que aceptó el cambio y empezó a maquinar a largo plazo.

Llegó a tener una posibilidad de liquidar a Jean cuando, tras demostrarse que Factor X era un poco truñete, los editores acudieron llorosos a pedirle auxilio. Pero Claremont no tenía ni tiempo ni ganas de hacerse cargo de Factor X, así que recomendó a su amiga Louise Simonson. Además, Claremont no es de los que dan marcha atrás. Si Jean vivía, Maddy moriría. Pero para eso quedaba bastante tiempo y tenía que aprovecharlo para ir incrementando su protagonismo de Maddy. Cuando llegó el gran giro argumental de Claremont, la Caída de los Mutantes, ella estaba entre las bajas.

Separada de su familia y amigos por la necesidad de mantener la creencia de que estaban muertos, acabaría bastante tocada de la cabeza (y liada con su cuñado Kaos) hasta caer bajo la influencia de un par de demonios del Limbo. Así se convertiría en la Reina Duende durante Inferno y no dudaría en intentar sacrificar a su propio hijo (el futuro Cable) con tal de destruir a su exmarido. La saga terminaba con la muerte de Madelyne y la revelación de que era un clon de Jean Grey creada por el malvado Mr. Siniestro con el fin de obtener un hijo de ella con Scott Summers. Un final de traca que sería recordado como uno de los mejores crossover mutantes. Y es que, en ocasiones, argumentos absurdos y meteduras de pata de tamaño descomunal pueden llevar a grandes momentos. Luego volverían a joderlo de nuevo al resucitarla, pero esa es otra historia. Madelynes saludos.

lunes, 28 de marzo de 2011

Grandes momentos: La caída de los mutantes

Los X-Men son algunos de los personajes mejor tratados del mundo del cómic. Pocos pueden presumir de tener una serie en la que se atiende tanto a la personalidad, los problemas o sus relaciones personales. Esto se desarrollaba, principalmente, en los cómics "de calma", aquellos que se intercalaban entre los "de peleas". Pero no sólo de la vida de sus miembros pueden vivir los mutantes y esos cómics "de peleas" se han desarrollado grandes historias. Las hay míticas y archiconocidas como la reunión de la nueva Patrulla X en el Giant Size o la Saga de Fénix Oscura. Otras, tienen menos fama. Entre esas últimas, hoy revisaré una de las más asombrosas: La Caída de los Mutantes.

"La Caída de los Mutantes" se desarrolló en los tres grupos mutantes de la época, pero no al estilo de los crossover, sino con historias separadas. La premisa era que cada formación se enfrentaría a un enemigo increíble y que la historia sería impactante. En los Nuevos Mutantes, los alevines se enfrentarían a Cameron Hodge (el ex-responsable de prensa de Factor X que, en realidad, era un racista antimutante) y acabaría con la muerte de Cifra, uno de los miembros más queridos del grupo. En Factor X, Apocalipsis haría su presentación haciendo que sus jinetes atacaran Nueva York. Entre los cuatro, el que ocupaba el título de Muerte no era otro que el antiguo Ángel, al que Apocalipsis había insertado alas nuevas y le había lavado el cerebro. Esta historia, además, tendría repercusiones en otras como Thor, Daredevil o Power Pack.

Sin embargo, la parte que se hizo mítica, fue la contada en Patrulla X. Por ese entonces, el grupo lo formaban Lobezno, Mariposa Mental, Pícara, Dazzler, Longshot, Tormenta (en ese entonces, poderes) y Kaos. Les asistía Madelyne Pryor, desconsolada después de que su marido, Cíclope, la hubiera abandonado con su bebe por una resucitada Jean Grey (un hito en la historia de los argumentos absurdos, más teniendo en cuenta la personalidad de Cíclope). Un grupo muy diferente al original que contaba con enemigos mucho más peligrosos. Ya no se enfrentaban al absurdo Desvanecedor o al "poderoso" Unus el intocable. Estos eran malos de verdad, con sociópatas sedientos de sangre como los Merodeadores, terroristas como los Cosechadores, esclavistas como el gobierno de Genosha o sádicos maquiavélicos como el Club Fuego Infernal.

La historia empieza con otro grupo de malvados, la Hermandad de Mutantes Diabólicos, en ese tiempo reconvertida en un grupo gubernamental y rebautizado como Fuerza de la Libertad (claro que siendo Mística la líder del grupo, su conversión no era algo tan simple). Una de sus miembros, la vidente Destino había tenido una premonición: si la Patrulla X iba a Dallas, morirían. Así empezaba una aventura que les llevaría a casa del inventor Forja, a enfrentarse a una fuerza maligna del universo llamada el Adversario, a conocer a su contrapartida Roma y a que Tormenta recuperara sus poderes. La participación "no prevista" por el Adversario de Coloso les permitió sobrevivir, pero no vencerían hasta que Forja realizara un hechizo diabólico que necesitaba el sacrificio de nueve personas. Los X-Men, incluida Madelyne, se ofrecieron. Y, entonces, la Patrulla X falleció. Pero ahí no acaba la historia, ya que en ese mismo número, Roma les resucitaría. Sin embargo, dado que todo el mundo les creía muertos y que no podían ser detectados por medios mágicos o mecánicos (cosas de las resurrecciones) decidieron usar su situación para acabar con sus enemigos sin poner en peligro a sus seres queridos.

En conclusión, la Caída de los Mutantes es una pasada de argumento, un cambio radical como pocos se han atrevido en la industria y que acabaría derivando en múltiples ramificaciones como la formación de Excálibur (Rondador, Kitty Pride y Rachel Summers estaban en Inglaterra cuando murió la Patrulla y decidieron crear su propio grupo), la incorporación de Cable a los Nuevos Mutantes, la transformación de Mariposa Mental de inglesita ciega a ninja sexi, el traslado de los X-Men a Australia, la aparición de Júbilo o la participación de Madelyne Pryor en Inferno. Pero eso son otras historias y esta entrada ya se ha extendido bastante. Así que, por hoy, caídos saludos a todos.

martes, 22 de marzo de 2011

Una lagrimita por los muertos 3

Sigo con el repaso a los muertos más importantes de los X-Men.

- Banshee: Cuando Xavier le reclutó en el Giant Size, se calificó a sí mismo como "viejo". Esto parecía

presagiar que el bueno de Sean Cassidy iba a durar poco en el grupo, pero el futuro fue muy distinto. Por mucho que le sacaran del equipo, que le jubilaran o que le dejaran sin poderes, él siempre volvía. Y es que el irlandés, lo tenía todo para ser uno de los preferidos de los fans: era exagente de la Interpol, un noble irlandés (con castillo incluido), tenía un archienemigo malvado (Tom el Negro, su primo y amigo especial del Juggernaut), una novia con influencia con los mutantes (Moira MacTaggert), unos poderes que (bien llevados) eran bastante molones y hasta una hija secreta (Syrin). Por eso fue el elegido como codirector, junto con la Reina Blanca, de los nuevos mutantes en Generación X. Sin embargo, el cierre de la escuela, el asesinato de Moira a manos de Mística y el alcoholismo de su hija, dejaron al pobre bastante tocado y al final, algún guionista debió volver a pensar que era "viejo" y le mató. Al menos nos queda su hija, que ha pasado a usar su nombre en código (siguiendo una tradición más de DC que de Marvel) como homenaje.

- Stacy X: Corrían los primeros años del siglo XXI y el universo mutante había sufrido un cambio de lo más radical. Su número se había multiplicado y su población se contaba por millones. Había policía mutante, fundación mutante, instituto mutante, distrito mutante... y, entonces, a Joe Casey se le ocurrió ¿y por qué no un prostíbulo mutante? Así nació el Rancho X, una casa en la que podías acostarte con mujeres de características especiales. Un lugar donde los poderes de Stacy de control de las feromonas eran muy apreciados. Tras la destrucción del Rancho por la Iglesia de la Humanidad, la señorita Miranda Leevald (ese era su verdadero nombre) se convirtió en uno de los miembros más interesantes del grupo por sus problemas con la autoridad, su moral laxa y su ligereza de cascos. Un personaje demasiado complejo para que siguiera en el grupo tras la marcha de Casey. Incluso, le quitaron los poderes en el Día M. Sin embargo, el guionista Kevin Grevioux se acordó de ella y la eligió (junto con otros exmutantes como Jubilo) para la nueva encarnación de los Nuevos Guerreros, aunque acabó matándola. Una pena que un personaje tan fuera de lo normal dentro de los equipos "muties" durase tan poco.

viernes, 11 de marzo de 2011

Oda de amor a Peter David 3

Las últimas razones que voy a tocar acerca de lo guay que es Peter David para que todo el mundo se ponga a comprar X-Factor como locos y Panini vuelva a hacerla mensual, suelen escasear en el sector. Una es respeto al trabajo de guionistas anteriores y la otra, la originalidad. Cualquiera diría que en un medio creativo con colecciones que empezaron 60 años atrás, esto sería algo básico, pero lo cierto es suelen escasear. A los guionistas les encanta hacer algo novedoso, impactante, que dé la vuelta a todo lo conocido o reinventar la cronología entera. Y cobrar derechos por cada personaje que creen, claro.

Un ejemplo de lo que no ocurre en X-Factor, es lo que le ha sucedido al Ángel recientemente. El pobre Warren es uno de los personajes más maltratados de la historia de los mutantes. Para empezar, sus poderes quedaron desfasados cuando todo el mundo pudo volar. Como solución, Apocalipsis le insertó unas alas (previo "des-alamiento" en la Masacre Mutante) hechas con parte de su cuerpo. Eran de metal, metamorfas y podían lanzar dardos neurotóxicos, lo que le daban más capacidad ofensiva. Así se convirtió en el Jinete Muerte y, más tarde, en Arcángel. Pasados los años, un guionista tuvo la idea feliz de que el plan de Apocalipsis para Warren era más a largo plazo. Y una mañana, el Ángel recuperó sus alas de plumas. Teniendo en cuenta que Apocalipsis aboga por la supervivencia del más fuerte ¿qué ventaja tienen una alas de plumas frente a unas de metal? Pues tirando a ninguna ¿Y qué ventaja tenían las alas de energía que le salieron luego? No lo sabremos porque gastó su poder curando a alguien. Pues vaya mierda de plan. Y entonces empezó el nuevo X-Force. Garras, ojos rojos, trajes negros feos y mucho destripamiento, que es lo que se lleva ahora ¿Y qué se le ocurre a su guionista? Pues que Loba Venenosa se vuelva loca, le arranque las alas a Warren y (no sé por qué ni de dónde las sacaron, dado que las antiguas quedaron destruídas) volver a insertarle las alas metálicas al Ángel. Ohhhhhhhhhh qué gran argumento más original.

Y eso, niños y niñas, es lo que no hace PAD. Vale, a Rob Liefeld no le ha gustado que liara a Estrella Rota (al que creó él) con Ríctor. Bueno, yo me hubiera preocupado porque mi personaje llevara años sin salir en un cómic.  También puede ser una venganza porque durante Heroes Reborn (en el 96 Marvel cedió la publicación de Vengadores y 4F a la editorial Image, que habían fundado Liefeld y 6 artistas más) fue PAD el que impidió que Hulk entrara en el trato. Quién sabe. Rob es raro.

Desahogado el espíritu (llevaba guardándome lo del Ángel desde hace meses) y hechos algunos amigos entre los fans de X-Force, termino con mis odas a Peter David. Y que conste que admito que X-Factor pueda tener fallos (como todo en esta vida), pero, aún así, sigue siendo una de las mejores series del momento (entre los mutantes, al menos). Para la semana que viene más muertes trágicas y algo más. Peterdavids saludos.

martes, 8 de marzo de 2011

Oda de amor a Peter David 2: Personajes

Si una característica tiene Peter David es que, como a mí, le encantan los personajes pequeños, esos que nadie quiere. Cuando los miembros fundadores de la Patrulla volvieron al grupo y dejaron de ser Factor X, Peter David se hizo cargo de la colección y los personajes que eligió para el nuevo grupo (que pasó a ser una agencia del gobierno) no podían ser más marginales:
- Kaos y Polaris: La parejita llevaba desde casi el principio de los X-Men entrando y saliendo del grupo y sus mayores momentos de gloria correspodían a cabreos de Kaos con su hermano Cíclope. PAD convirtió al pequeño de los Summers en un líder y dio profundidad a una Polaris bastante sosa. Como colofón, el dibujante les hizo unos uniformes más urbanos, deshaciéndose de los espantosos negro con casco de él y del verde lima de ella.
- Madrox: El Hombre Múltiple no había pasado de ser ayudante de la doctora Moira McTagger en la isla Muir. Sólo durante un breve espacio de tiempo fue poseído por el villano Rey Sombra y formó parte de los X-Men de isla Muir cuando los oficiales no estaban disponibles. Fue PAD quien le desarrolló y le dio el problema de los clones con varias personalidades.
- Fortachón/Guido: Al gigantesco guardaespaldas de la cantante y ladrona intergalactica Lila Cheney, su mayor momento de gloria fue ser poseído por el Rey Sombra. Ni siquiera formó parte de los X-Men de Isla Muir antes de su incorporación a Factor-X.
- Loba Venenosa: Su dura niñez, su profundo sentimiento religioso y su falta de iniciativa la hacían ideal para PAD, pero no para X-Force (grupo en el que se convirtió Los Nuevos Mutantes) y sus pistolones. Puede que por eso se lo dieran.
- Mercurio: Los X-Men están superpoblados, pero los Vengadores (que, como en realidad es una reunión de héroes y no un grupo en sí mismo, puede admitir a cualquiera) también. Explotar su faceta de mutante era una opción para meter al hijito de Magneto en otro grupo y vaciar un poco la mansión de los Vengatas.

Cuando le ofrecieron de nuevo Factor X, PAD reunió a parte de los personajes que ya había usado, con la excepción de Kaos y Polaris (que eran necesarios en los X-Men) y de Mercurio (que estaba liado con su hermanita y que, más tarde, adoptaría como malo de la cole). Y completó la alineación con cuatro desheredados más:
- M/Monet: Tras la disolución de Generación X en la última y gran serie de cancelaciones mutantes (se acabaron casi a la vez Factor-X, Excálibur, Generación X, X-Force, X-Man, Cable y Masacre) había aparecido por aquí y por allí. Creo que estaba en los X-Corps (policías mutantes) de Banshee, pero no me acuerdo. El caso es que a la chica perfecta no la habían hecho mucho caso y, con la reunión de todos los mutantes que quedaban en la mansión de Xavier tras el Día M, no parecía que la cosa fuera a cambiar.
- Syrin: La hija de Banshee se había quedado descolgada tras la ruptura de X-Force. Su alcoholismo y el que hubiera estado liada con un clon de Madrox (luego el de verdad no se acordaba) la hacían ideal para el grupo.
- Ríctor: Otra víctima de X-Force y exnovio de Loba Venenosa. Supongo que lo de quitarle los poderes sería cosa de PAD para enlazar con el Día M.
- Laila Miller: En Dinastía de M (la realidad creada por la Bruja Escarlata en la que su papi Magneto era el rey) ella era una de las que conocía la verdad. Peter cambió eso por el consabido "sé cosas" y creó uno de los personajes más geniales que han existido.

Tras estos, ha ido añadiendo unos pocos más (como siga sumando gente se le va a superpoblar la colección):
- Longshot: Desde que dejó la Patrulla, creo que sólo había aparecido en un par de miniseries con Dazzler. No sabe comportarse en sociedad y tiene poderes extraños. Encaja perfectamente en el grupo.
- Estrella Rota: Uno más de X-Force. Era el mejor amigo de Ríctor y siempre se había dicho que estaban liados... ideal para Peter.
- Darwin: Este personaje viene de la miniserie Génesis Mortal. Sus poderes molan un montón (evoluciona para protegerse) pero no son ofensivos. Y su personalidad también es rara. Así que, después de regresar de las aventuras espaciales, tampoco es que fuera a tener un protagonismo atroz en la superpoblada Patrulla X.

Y sobre personajes, eso es todo. Creo que todavía me quedan alabanzas para otra entrada más. La última, lo prometo. Peterdavids saludos.

Oda de amor a Peter David

Ahora que Panini ha decidido pasar la edición de X-Factor a tomo (ya sólo me queda la Patrulla X... voy a tener que tener que leerme los Vengadores) voy a dar las razones de por qué la colección de Peter David me parece tan genial y por qué es mi guionista actual preferido, a ver si cuando saquen el tomo en septiembre hay una avalancha de compras y Panini reconsidera su decisión.

- La pena no es que sea una gran razón, pero hay que reconocer que le han hecho sufrir. Como se vio en la miniserie de Maddrox, la idea de PAD (como firma Peter David, aunque no sé de dónde viene la A) era aprovechar el mundo superpoblado de mutantes y las posibilidades que daba el Distrito X, el barrio mutante de Nueva York. Si Bishop ejercía de policía, Factor-X serían sus detectives. Pero, por sorpresa, llegó el día M y el 90% de los mutantes se quedó sin poderes. Y Peter se quedó sin Distrito X, sin clientes mutantes, ni chuflas en vinagre. Pero lo resolvió y muy bien por cierto.

- Pequeñas tramas: PAD no necesitá hacer grandes eventos, ni cambiar para siempre la historia de un grupo. Le valen las historias sencillas, aunque no dejen de ser impactantes. Pequeños casos, situaciones cotidianas y problemas personales que van desarrollando los personajes ¿qué puedo decir? he crecido leyendo los cómics de la Patrulla X de Claremont. Me gustan mucho esas cosas.

- Tramas a largo plazo. Si algo caracteriza a PAD y encanta a cualquier admirador de Claremont (del de antes, no el de ahora) es su gusto por las tramas a largo plazo, soltando pequeñas pistas que va desgranando poco a poco. No entorpecen la lectura y no hace falta que las busques como un loco. Ya te enterarás a su debido tiempo y podrás disfrutar releyendo los cómics para ver lo iluso que has sido. Eso sí, hay que reconocer que PAD tarda menos que el Patriarca Mutante en solucionar los misterios.

Bueno, de momento ya está bien, que está quedando muy largo y tengo que comer. Otro día sigo con más razones. Peterdavids saludos.

lunes, 7 de marzo de 2011

Ese no es mutante

Aunque los títulos X son, por definición, protagonizados por mutantes, lo cierto es que muchos de sus miembros que no lo son. Estos son algunos:

- Longshot: Tiene suerte si sus motivos no son egoistas, huesos huecos, piel dura, dos corazones, puede leer huellas psíquicas, enamora a todo el mundo, le brilla una estrella en el ojo y le falta un dedo. Pero no es mutante. Fue creado sintéticamente en el Mojoverso (una dimensión/reallity show de la que ya hablaré). Hasta hace poco creía que su actual compañero de equipo Estrella Rota (que viene de Mojomundo, un Mojoverso del futuro) también lo era, pero después de investigar un poco puedo asegurar que es rubio.

 - Viajera Diurna/Amanda Shefton: Más que pensar que era mutante, lo que la gente habrá olvidado es que perteneció a un grupo X. Con su traje, su nombre código y todo. Hija de Margalli Szardos, la mujer que acogió a Rondador Nocturno de pequeño, siguió al héroe azulado a los Estados Unidos y se hizo su novia. Pero él no supo que era su hermana adoptiva (había crecido mucho y se había cambiado el nombre) hasta que mamá Margali llegó para vengarse de Kurt por haber matado a su otro hijo. En el trascurso de la discusión familiar también salió a la luz que ambas mujeres eran brujas. Esos poderes de Amanda le permitieron ayudar ocasionalmente a los X-Men, cuidar al dragón de Kitty Pride y... poco más. Perteneció un par de capítulos a los X-Men y la dejaron ingresar en Excálibur. Una pena tan poco uso, porque me cae simpática.

- Masacre: A pesar de los pesares, de lo que se haya dicho y de que su colección haya pertenecido ora sí, ora también, a la línea X del Universo Marvel, en la editorial siguen jurando y perjurando que el mercenario bocazas no es mutante, sino que sus poderes curativos proceden del Programa Arma X, el mismo que metió el Adamantium a Lobezno. De hecho, los poderes serían copia de los de Logan. Supongo que cuando vuelva la moda de ser mutante, le volverán a hacer.

- Capitán Britania: Sus poderes son extra-dimensionales, otorgados por Merlín y por Roma, y ligados a Britania (por lo menos al principio). No es mutante a pesar de ser hermano de Mariposa Mental. Su otro hermano, Jamie, pertenece a ese grupo de personajes de tipo "es mutante / pero no / pero sí / que sus poderes son por otra cosa / pues era mutante latente".

- Las Cucos Stepford: Las cinco (actualmente 3) chicas de mente colmena rubias como Emma Frost, frías como Emma Frost y telépatas como Emma Frost, resultaron tener más de Emma Frost de lo que se creía. Son, ni más ni menos, que sus clones/hijas. Y tampoco eran ni 5 ni 3, sino1000. Ni Marvel sabe si son mutantes, si son humanas o, ni siquiera, si son algo. Curiosamente, con X-23 (clon en chica de Lobezno) no hay dudas y la catalogan en mutante sin pensarlo. Cómo se notan los favoritismos.

Bueno, y por ahora, ya está bien. Otro día seguiré repasando más no-mutantes. Saludos sin mutar.

viernes, 4 de marzo de 2011

Una lagrimita por los muertos 2

Bueno, terminado el odio hacia la editorial Panini, seguiré con mi ranking de muertos mutantes. Pero antes, saludos al lector de Singapur. Es la segunda vez que sales en las estadísticas, así que supongo que has vuelto por propia voluntad (o que te equivocas mucho). Ya puedo decir que me leen en todo el mundo je, je, je. Bueno, al lío.

Ave de Trueno: Cuando Len Wein y Dave Cockrum planearon el relanzamiento de la Patrulla X en el mítico
Giant Size, lo hicieron con el grupo más cosmopolita que se había visto nunca en el cómic: un alemán, un soviético, un irlandés, un japonés, una keniata (luego sabríamos que era americana) y un americano de la nación apache. Este último es el que nos ocupa. John Proudstar era un guerrero. Muy valiente, muy fuerte, muy orgulloso, muy tozudo... a lo mejor muy tópico. Es posible que fuera lo que no gustó al guionista. O, quizás, sólo quería un golpe de efecto. El caso es que en la siguiente misión, lo liquidó (en realidad, le tocó a su sustituto, Chris Claremont) en la que fue una de las primeras muertes de un héroe protagonista en un cómic. Un clásico.

Dientes de Sable: Dientes de Sable es uno de esos malos que no quieren conquistar el mundo ni robar mucho dinero. A él lo que le gusta es matar. Simple y llanamente. No suelen ser mis malos preferidos, pero le pongo aquí porque es el único malo (con Mística) que no se ha integrado en un grupo X con ganas de cambiar (hasta el Juggernaut estaba contento cuando estuvo del lado de los buenos), porque tuvo un hijo con Mística (eso es un logro), porque tengo que reconocer que es uno de los pocos malos que me daban mal rollo de verdad (sobre todo en la Masacre Mutante) y porque su sociopatía sobrevivió a un sinfín de guionistas. Un cabrón hasta el final.


Y con eso y un bizcocho, hasta otro día. Saludos.

jueves, 3 de marzo de 2011

La... madre de Panini.

¡¡¡Ya salgo en Google!!! Ya podré volver a la periodicidad semanal... vale, es cierto que tampoco es que me haya herniado je, je, je, je. Así que seguiré una temporada con unas 2 o 3 entradas por semana para compensar a mis cientos de miles de lectores.

Pero esta entrada no cuenta. Sólo es para acordarme en la madre de todos los directivos de Panini por decidir que lo mejor para X-Factor es editarlo en tomo, con lo que la próxima entrega no saldrá hasta Septiembre. Os odio mucho, mucho, mucho, mucho.

Cabreados saludos.