Páginas

viernes, 11 de marzo de 2011

Oda de amor a Peter David 3

Las últimas razones que voy a tocar acerca de lo guay que es Peter David para que todo el mundo se ponga a comprar X-Factor como locos y Panini vuelva a hacerla mensual, suelen escasear en el sector. Una es respeto al trabajo de guionistas anteriores y la otra, la originalidad. Cualquiera diría que en un medio creativo con colecciones que empezaron 60 años atrás, esto sería algo básico, pero lo cierto es suelen escasear. A los guionistas les encanta hacer algo novedoso, impactante, que dé la vuelta a todo lo conocido o reinventar la cronología entera. Y cobrar derechos por cada personaje que creen, claro.

Un ejemplo de lo que no ocurre en X-Factor, es lo que le ha sucedido al Ángel recientemente. El pobre Warren es uno de los personajes más maltratados de la historia de los mutantes. Para empezar, sus poderes quedaron desfasados cuando todo el mundo pudo volar. Como solución, Apocalipsis le insertó unas alas (previo "des-alamiento" en la Masacre Mutante) hechas con parte de su cuerpo. Eran de metal, metamorfas y podían lanzar dardos neurotóxicos, lo que le daban más capacidad ofensiva. Así se convirtió en el Jinete Muerte y, más tarde, en Arcángel. Pasados los años, un guionista tuvo la idea feliz de que el plan de Apocalipsis para Warren era más a largo plazo. Y una mañana, el Ángel recuperó sus alas de plumas. Teniendo en cuenta que Apocalipsis aboga por la supervivencia del más fuerte ¿qué ventaja tienen una alas de plumas frente a unas de metal? Pues tirando a ninguna ¿Y qué ventaja tenían las alas de energía que le salieron luego? No lo sabremos porque gastó su poder curando a alguien. Pues vaya mierda de plan. Y entonces empezó el nuevo X-Force. Garras, ojos rojos, trajes negros feos y mucho destripamiento, que es lo que se lleva ahora ¿Y qué se le ocurre a su guionista? Pues que Loba Venenosa se vuelva loca, le arranque las alas a Warren y (no sé por qué ni de dónde las sacaron, dado que las antiguas quedaron destruídas) volver a insertarle las alas metálicas al Ángel. Ohhhhhhhhhh qué gran argumento más original.

Y eso, niños y niñas, es lo que no hace PAD. Vale, a Rob Liefeld no le ha gustado que liara a Estrella Rota (al que creó él) con Ríctor. Bueno, yo me hubiera preocupado porque mi personaje llevara años sin salir en un cómic.  También puede ser una venganza porque durante Heroes Reborn (en el 96 Marvel cedió la publicación de Vengadores y 4F a la editorial Image, que habían fundado Liefeld y 6 artistas más) fue PAD el que impidió que Hulk entrara en el trato. Quién sabe. Rob es raro.

Desahogado el espíritu (llevaba guardándome lo del Ángel desde hace meses) y hechos algunos amigos entre los fans de X-Force, termino con mis odas a Peter David. Y que conste que admito que X-Factor pueda tener fallos (como todo en esta vida), pero, aún así, sigue siendo una de las mejores series del momento (entre los mutantes, al menos). Para la semana que viene más muertes trágicas y algo más. Peterdavids saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario