Páginas

martes, 22 de marzo de 2011

Una lagrimita por los muertos 3

Sigo con el repaso a los muertos más importantes de los X-Men.

- Banshee: Cuando Xavier le reclutó en el Giant Size, se calificó a sí mismo como "viejo". Esto parecía

presagiar que el bueno de Sean Cassidy iba a durar poco en el grupo, pero el futuro fue muy distinto. Por mucho que le sacaran del equipo, que le jubilaran o que le dejaran sin poderes, él siempre volvía. Y es que el irlandés, lo tenía todo para ser uno de los preferidos de los fans: era exagente de la Interpol, un noble irlandés (con castillo incluido), tenía un archienemigo malvado (Tom el Negro, su primo y amigo especial del Juggernaut), una novia con influencia con los mutantes (Moira MacTaggert), unos poderes que (bien llevados) eran bastante molones y hasta una hija secreta (Syrin). Por eso fue el elegido como codirector, junto con la Reina Blanca, de los nuevos mutantes en Generación X. Sin embargo, el cierre de la escuela, el asesinato de Moira a manos de Mística y el alcoholismo de su hija, dejaron al pobre bastante tocado y al final, algún guionista debió volver a pensar que era "viejo" y le mató. Al menos nos queda su hija, que ha pasado a usar su nombre en código (siguiendo una tradición más de DC que de Marvel) como homenaje.

- Stacy X: Corrían los primeros años del siglo XXI y el universo mutante había sufrido un cambio de lo más radical. Su número se había multiplicado y su población se contaba por millones. Había policía mutante, fundación mutante, instituto mutante, distrito mutante... y, entonces, a Joe Casey se le ocurrió ¿y por qué no un prostíbulo mutante? Así nació el Rancho X, una casa en la que podías acostarte con mujeres de características especiales. Un lugar donde los poderes de Stacy de control de las feromonas eran muy apreciados. Tras la destrucción del Rancho por la Iglesia de la Humanidad, la señorita Miranda Leevald (ese era su verdadero nombre) se convirtió en uno de los miembros más interesantes del grupo por sus problemas con la autoridad, su moral laxa y su ligereza de cascos. Un personaje demasiado complejo para que siguiera en el grupo tras la marcha de Casey. Incluso, le quitaron los poderes en el Día M. Sin embargo, el guionista Kevin Grevioux se acordó de ella y la eligió (junto con otros exmutantes como Jubilo) para la nueva encarnación de los Nuevos Guerreros, aunque acabó matándola. Una pena que un personaje tan fuera de lo normal dentro de los equipos "muties" durase tan poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario