Páginas

domingo, 10 de abril de 2011

Grandes momentos: La Masacre Mutante

Siguiendo con las historias memorables, le llega el turno a la Masacre Mutante, uno de los argumentos más crudos de la época de Claremont. Cronológicamente va justo antes de la Caída de los Mutantes, pero lo pongo después por tres razones: la Caída es más importante, enlazaba mejor con el asunto de Madelyne Pryor y soy un desastre en organización.

La Masacre Mutante se desarrollaría en Patrulla, Factor X, Nuevos Mutantes, Power Pack, Daredevil y Thor. En principio, Claremont lo concibió para que formase un todo con la Caída de los Mutantes. Los malos serían Nimrod (un centinela venido del futuro) que se fusionaría con el antroide llamado La Furia y sería el responsable de la masacre y Jim Jaspers (un político inglés antisuperhéroes con capacidad para alterar la realidad) que se aliaría con el centinela, cambiaría la realidad y sería quien "matase" a la Patrulla X, aunque luego resucitasen a través del Lugar Peligroso. Sin embargo, era difícil ser Claremont en aquella época. Marvel estaba en medio de una disputa legal con Alan Moore por no pagar derechos por el uso de personajes de Marvel UK (en esos tiempos funcionaban como dos editoriales diferentes y la americana tenía que pagar por usar material de la inglesa), entre lo que se incluía el Doctor Who de Moore. Así que Marvel le prohibió a Claremont usar a Jim Jaspers (no tengo ni idea de por qué sí pudo usar a Mariposa Mental y a Roma, que también eran de Marvel UK) y tuvo que reescribir la historia por completo. No es que hiciera demasiados cambios. En la Caída, como ya vimos, el malo era el Adversario y lo vencerían gracias a Coloso (que Claremont iba a dejar con Longshot para formar Excálibur con Rondador, Kitty y Rachel). En un universo en el que los demonios son vulnerables al hierro, ser de acero te hace imprescindible en cualquier exorcismo.

¿Y cómo quedó la Masacre Mutante? Pues el único cambio importante fue sustituir a Nimrod por los Merodeadores, un simpático grupo formado por Dientes de Sable, Vértigo (una mutada de Tierra Salvaje, el sitio donde todavía hay dinosaurios, que causa mareos), Arpón (un esquimal con un arpón de energía), Marea (da vueltas y tira cuchillas), Arco Voltaico (superfuerza), Blockbuster (más superfuerza), Prisma (es de cristal y refleja ataques), Disruptor (anula los poderes), Cazador de Cabelleras (crea armas con su cuerpo de metal) y, la más interesantes de todos y su líder, Malicia (una entidad mental que poseyó a Polaris). Ah, y Gambito como su guía (eso se sabría muchos años después). El resto seguía prácticamente igual: los Morlocks eran asesinados casi por completo. Además, Kitty Pride, Rondador y Rachel Summers (que estaba fastidiada de antes) eran trasladados a Inglaterra para que no muriesen en la Caída y fundasen Excálibur. Mariposa, Longshot y Dazzle sustituirían a las bajas. Coloso quedaría atrapado, casi permanentemente, en su forma blindada. Arpón le causaría al Ángel las heridas por las que tendrían que amputarle las alas. Lobezno se da cuenta de que Jean Grey está viva. Apocalipsis salva a Plaga para convertirla en Peste, uno de sus Jinetes. Magneto entra en el Club Fuego Infernal. Y, por último, Claremont aprovecha para reintroducir a Madelyne Pryor e insinuar levemente que tiene alguna conexión con Mr. Siniestro.

Mr. Siniestro, era precisamente el causante de la masacre al consider que los Morlocks eran basura genética inservible y que era mejor deshacerse de ellos. Hay gente que dice que se nota que Claremont tuvo que reescribir el guión porque le falta lógica, pero yo creo que un genetista loco que contrata a unos sociópatas queda mucho más bestia que un robot racista del futuro. Pero eso es cuestión de gustos. Masacrados saludos a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario