Páginas

viernes, 28 de octubre de 2011

¿Y si... Jean Grey no hubiera resucitado?

Uno de los acontecimientos más impactantes que sacudieron el universo mutante fue la muerte de Fénix. Y, como no podía ser de otra manera, otro fue la "resurrección" de Jean Grey cuando a John Byrne se le puso entre oreja y oreja que quería a su pelirroja preferida de vuelta. Pero la historia habría sido muy diferente si el maestro no hubiera sido tan rencoroso con el editor que les obligó a sacrificar a Fénix por sus múltiples crímenes. Así que siguiendo la estela de los "What if...?", repasaremos cómo hubiera cambiado la historia de los X-Men.

- ¡Viva la resurrección!:No fue el primer personaje en volver a la vida, pero está claro que el regreso de Jean abrió la veda a que la muerte dejara de ser algo permanente en los cómics tanto en su versión de regreso de la tumba (Green Lanter o Elektra) como en la de "no estaba muerta, que estaba de parranda" (Magneto, Mariposa Mental, Batman). "Nadie muere salvo Bucky, Jason Todd y el tío Ben" llegó a decirse el siglo pasado. Ya no se dice. Jason Todd, el segundo Robin al que el Joker asesinó por votación popular, regresó como cuando Superman Prime golpeó la barrera entre las realidades (en serio). Y Bucky, el ayudante juvenil (más crecido en la peli) del Capitán América durante la Segunda Guerra Mundial, apareció como agente de los rusos para después asumir el papel de Capitán América. Así que ahora ya sólo podemos decir "Nadie muere salvo el tío Ben".

- Composición de Factor X: La idea de crear un nuevo grupo con los miembros originales de los X-Men llevaba tiempo circulando por la editorial antes de que a Byrne perpetrara su plan de resurrección. A los jefazos de Marvel no les convencía la idea del guionista Chris Claremont de retirar a personajes tan míticos como Cíclope, Bestia, Ángel y Hombre de Hielo. Antes de que Jean reapareciera, las féminas sugeridas para completar el quinteto fueron Dazzler y Madelyne Pryor.

- Abandono de Madelyne: A la resurrección de la pelirroja le siguió uno de los argumentos más absurdos de la editorial: Cíclope dejó a su mujer y a su hijo para seguir a su antiguo amor. Si Jean hubiera seguido muerta, esto nos lo hubiéramos ahorrado.

- Historia de Madelyne: Toda la historia de que Maddie era un clon de Jean surgió cuando Claremont comprendió que había que sacrificar a la primera. Eso desembocó en una serie de acontecimientos que llevarían a una de las famosas sagas que los mutantes han dado: Inferno. Eso sí que hubiera sido una pena.

- Destino de Magik: Una de las consecuencias menos deseables de Inferno fue el destino de la hermana de Coloso. Tras perder el control del Limbo y que los Nuevos Mutantes rescataran a su "yo" infantil, el personaje perdió el protagonismo que había tenido y, con él, se esfumó el toque místico de la colección de los alevines mutantes. Seguramente, la salida de la enigmática rusa tuvo mucho que ver en la decadencia de la serie y en su reconversión a X-Force.

- Rachel Summers y Excálibur: Al igual que Madelyne, la vuelta de Jean Grey dejó fuera de lugar a su hija del futuro alternativo. Sólo había sitio para una pelirroja en el mundo mutante y por eso Claremont relegó a la segunda Fénix primero al Mojoverso y, más tarde, al grupo inglés Excálibur. Es muy posible que de no haber renacido su madre, Rachel se hubiera quedado en la Patrulla ante la ausencia de otra telekinética.

- Envío de Nathan al Futuro: El hijo de Cíclope y Madelyne acabó siendo enviado al futuro para salvarlo de una infección que le había causado Apocalipsis. No creo que sea aventurado suponer que de haber permanecido viva su mamá, el bebé se habría quedado en su tiempo. Puede que el personaje de Cable hubiera aparecido de todas formas, pero desde luego no habría sido el hijo de Cíclope desarrollado en el futuro.

Bueno, por hoy está bien de suposiciones. Hay que ver qué cantidad de consecuencias tuvo la vuelta de un personaje que, desde el día de su resurrección, tuvo una importancia bastante escasa. Otro día seguimos. De momento, ysiados saludos a todos.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Pequeños grandes momentos 3: Saltos y Túneles

En 1982, en el número 160 de Uncanny X-Men (Patrulla X 17 en España), se contaba una historia muy diferente a las que los lectores del grupo mutantes estaban acostumbrados. El guionista Chris Claremont ya había roto los esquemas tradicionales de la colección al mandar a los hombres X al espacio o al enfrentarles a Drácula. Pero la ciencia-ficción y el terror no iban a ser los únicos géneros que el Patriarca Mutante incorporaría a la serie. Quedaba otro de los grandes de los cómics clásicos: el mágico. Y no lo haría de cualquier manera, sino con un argumento muy sugerente que tendría múltiples consecuencias en la serie.

La historia cuando Illyana Rasputín, la hermana pequeña de Coloso, era atraída hasta un misterioso templo por un oscuro personaje. Kitty Pryde la seguiría y, poco después el resto de la Patrulla. Todos acabarían dispersos por el extraño Limbo. Un lugar al margen de las leyes del tiempo y el espacio regido por Belasco (nada que ver con Concha Velasco), un malvado demonio que quería hacer de Illyana su aprendiz.

Y claro, con tanto misticismo dimensional fuera del normal desarrollo de la física convencional lo que menos debería sorprender es que el sitio esté plagado de círculos luminoso teleportadores o que el primer ser vivo que Kitty encuentra sea una versión retorcida y malévola de Rondador Nocturno, fiel servidor del amo del lugar. Pero no es la única versión alterada de ellos mismos que la patrulla encuentra en el Limbo: el cadáver de acero orgánico de otro Coloso yace en sus pasillos tras haber sido asesinado por el demonio púrpura S'ym y los huesos descarnados de un Lobezno descansan en el salón del propio Belasco. Sólo la versión de Tormenta ha sobrevivido y se ha convertido en una poderosa hechicera. Gracias a ella podrán recomponer a Kitty (a la que Belasco había sacado mágicamente el esqueleto) y escapar de los demonios. Pero en la huída a través de uno de los círculos teleportadores Illyana se suelta de la mano de Kitty durante un segundo. Cuando logra volver a agarrarla, la niña de 6 años se ha convertido en una joven de 13. Pero eso no era lo único que había cambiado en la pequeña Illyana Rasputín en los siete años que pasó en el Limbo. Belasco le había regalado un medallón en el que cinco piedras sangrientas debían aparecer para darle poder. En ese momento, en el medallón ya hay tres de esas gemas escarlatas creadas a partir del alma de la niña. Un símbolo de la corrupción que ha sufrido y del nivel que adquirido en la magia.

Tras esta aventura, Illyana adquirirá una importancia increíble en el universo mutantes. Su personalidad cambiante, el conflicto con su lado oscuro y su moral ambigua la convirtieron en un personaje bastante complejo. Una chica que podía ser la mejor amiga de Kitty Pryde, la amable hermana de Coloso, la regente del Limbo, la demoniaca Niña Oscura o la eterna candidata a traidora de los Nuevos Mutantes. Una mezcla curiosa para una de las pocas mutantes que, además de contar con los poderes propios de su gen X (teletransportación en este caso), también disponía de habilidades místicas (manifestadas en la forma de la espada-alma). Esas habilidades mágicas y su relación con el Limbo serían uno de los pilares de una de las grandes sagas de la franquicia: Inferno. Pero eso será otro día. Saltosytunelados  saludos a todos.

lunes, 24 de octubre de 2011

Realidades alternativas mutantes 2

Continúo con las versiones de tierras paralelas relacionadas con los chicos de la X.

- Tierra 8280: Tiempo atrás Illyana Rasputín, la hermana pequeña del mutante Coloso, fue secuestrada por un demonio llamado Belasco que se la llevó a su reino, el Limbo. Esta es una dimensión paralela de esencia mística que se encuentra al margen del tiempo y el espacio. Debido a estas especiales características, en el Limbo pueden llegar a cruzarse personajes de varias realidades diferentes (si no lo has entendido, no te preocupes, yo tampoco tengo muy claro cómo funciona la cosa). Como los miembros de la Patrulla X de la Tierra 8280. Estos hombres X alternativos entraron en el Limbo para rescatar a Illyana, pero fueron vencidos. Coloso murió a manos del demonio S'ym, a Lobezno lo descarnó mediante magia el propio Belasco, Rondador Nocturno fue transformen la mascota del señor del lugar y Tormenta se convirtió en bruja. De lo que ocurrió en la tierra normal, hablaremos otro día con más calma.

- Spiderman y sus Amigos (Tierra 8107): Todo tiene cabida en los multiversos comiqueros. También series, juegos y películas en las que aparezcan sus personajes. Así, ante el típico comentario de "eso no pasaba en el cómic" ellos pueden contestar "es que es una realidad alternativa y me puedo pasar la historia por el forro del multiverso". Y entre todas esas versiones extracomiquiles de los mutantes, destacan los de la esta mítica serie de dibujos de los ochenta en los que los mutantes Estrella de Fuego y el Hombre de Hielo hacían equipo con el lanzarredes (y vivían los tres en casa de tía May). La serie fue un bombazo y Estrella de Fuego recibió el honor de ser una de las primeras heroínas creadas para una serie de televisión que se incluía en el universo oficial de los cómics.

- X-Men: La serie (Tierra 92131): Otra de dibujos animados aunque, esta vez, los de los noventa. Tuvo tantísimo éxito que logró que los capítulos fueran trasladados a una colección de cómics que se llamaba (creo recordar) Las Nuevas Aventuras de los X-Men y rescatar a un personaje tan perdido como Cambiante/Morfo (elegido por los guionistas, precisamente, porque era uno de los pocos miembros de la Patrulla por el que nadie iba a llorar cuando le mataran en el segundo capítulo). Como curiosidad hiperfriky diré que el Cable y el Bishop de la serie son, como en los cómics, de tierras paralelas y que también tienen su numerito. Son Tierra 121893 y Tierra 13393, respectivamente. Cuando en Marvel clasifican realidades alternativas lo hacen a conciencia. O no, porque he sido incapaz de encontrar el número de otras series de televisión como la fallida Orgullo de los X-Men (1989) de la que sólo hicieron el piloto, la juvenil X-Men Evolution (2000) o la reciente Lobezno y los X-Men (2009).

Y por hoy ya está bien que con tanta metafísica me empieza a doler la cabeza. Alternados saludos a todos.

viernes, 21 de octubre de 2011

Un vistazo a la actualidad 3

Si lo hubieran hecho a posta, no hubieran coincidido tantos cambios cruciales en las colecciones X como se han dado en Septiembre y Octubre en España.

- X-Factor: Por fin salió el esperado tomo de la serie más extraña de Marvel y todo lo que podría decir es bueno. Salvo por el cambio de edición. Las colecciones mensuales de cómics están hechas para ser eso, mensuales. Reunir unas cuantas en un tomo da más para leer, pero deja sin efecto los cliffhanger (las sorpresas finales) que tan bien se le dan a Peter David. Pero bueno, habrá que conformarse.

- Los Imposibles X-Force: Nuevos uniformes de color blanco, nuevos miembros, nuevo título y nuevo formato (otra relegada al limbo de los tomos). No es que pueda decir qué tal está porque no la he leído (Lobezno me causa alergia si lo veo en más de cuatro series al mes), pero las incorporaciones de Masacre, Mariposa Mental y Fantomex pintan bastante bien.

- X-Men: La más joven colección de mutantes cumple con lo prometido tras la derrota de los vampiros. Nueva saga con nuevos protagonistas, nuevo invitado e, incluso, nuevo equipo. Así, si alguien no conectó con los chupasangres, se puede enganchar con la historia con Spiderman. Y quien odie a Bachalo, puede esperarse hasta el siguiente cambio de tercio.

- X-Men Legado: Comienza Era de X, el proyecto estrella de Mike Carey. Sus paralelismos con la Era de Apocalipsis son evidentes (de hecho, se supone que es un homenaje), pero aquellos que la han leído dicen que está muy bien. Esto, unido a que se centrará en Nuevos Mutantes, Jóvenes X-Men, Pícara y Gámbito lo hace una propuesta bastante interesante. Y, por si fuera poco, Panini lo publicará todo en X-Men Legado (en los USA era un crossover con los Nuevos Mutantes), por lo que no habrá que comprar nada más para seguirla. Esperemos que no sea una decepción.


- Astonishing X-Men: Terminado el experimento gráfico de Xenogénesis, la colección regresa a un concepto más clásico de la mano de Daniel Way y Jason Pearson. A ver si con estos cambios la serie consigue regresar al lugar donde la dejó Whedon, porque a este paso va a ser la siguiente "tomizada" del universo X.

- Generación Hope: La colección con las aventuras de la mesías mutante y de la nueva generación representada por las cinco luces sale directamente a tomo a pesar de las buenísimas críticas recibidas en los USA. Pero bueno, son los tiempos que corren.

- Vengadores la cruzada de los niños: Vale, en realidad no es una serie de mutantes. De hecho, el título deja bien claro que la historia se enmarca en la estela de los Héroes Más Poderosos de la Tierra. Pero teniendo en cuenta el protagonismo de los supuestos hijos de la Bruja Escarlata (y supuestos mutantes hasta que nadie diga lo contrario) y la aparición de su supuesto abuelo Magneto, merece que se la incluya en el listado. Además, tampoco está mal.

- X-23 y Lobezno Oscuro: La niña clon y el hijo malo de Lobeno prosiguen con sus propias series (en tomos, por supuesto). Entre su padre (que ahora está en el Infierno, si no me equivoco) y ellos, la franquicia del garras sigue creciendo y copando medio universo mutante.

- Patrulla X: Curiosamente, la serie central de universo mutante es la única colección que no presenta ningún cambio significativo en su argumento o en su equipo creativo. Aunque, en mi modesta opinión, tampoco hace ninguna falta. 

Y por hoy, eso es todo. El mes que viene, el último tomo de X-Men Forever. Pero por hoy, actualizados saludos a todos.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Tú que eres tan mala y tan lista... 3

Sigo con aquellos que empezaron siendo malvados pero se pasaron (fingida o realmente) al lado de los buenos.

- Calisto: Como líder del grupo de mutantes proscritos y deformes que vivían en los túneles bajo Nueva York y que recibía el nombre de Morlocks, Calisto ordenó el secuestro del bello Ángel para que fuera su esposo. Esa acción le supuso el enfrentamiento con la Patrulla X y la pérdida de la jefatura de los Morlocks en un combate con Tormenta. A partir de ese momento, Calisto pasaría a ser una valiosa aliada para los X-Men a los que acompañaría en diversas ocasiones. Pero la vida de un Morlock nunca es fácil. La Masacre Mutante, el ataque a los supervivientes de Isla Muir, la manipulación de Máscara, el fin de su relación con Coloso, el enloquecimiento de sus compañeros, el suicio colectivo Morlock, la vida en el mundo parelelo de la Colina... a nadie debe sorprender que cuando volvió a aparecer, su visión del mundo fuera diferente y sus lealtades hubieran cambiado en favor de su hija adoptiva Médula. La incorporación de esta a la Patrulla X, revivió su alianza con los hombres X, pero con la pérdida de los poderes de ambas tras el Día M los genes de Calisto de "madre coraje" volvieron a activarse. Y ahí están las dos juntitas, buscando desesperadamente una forma de recuperar las habilidades que perdieron.

- Médula: Tras la su supuesta muerte en los inundados túneles de Nueva York, los Morlocks fueron llevados por el inestable Mikhail (el hermano mayor de Coloso) a una realidad conocida como la Colina en la que el más tarado de los Rasputín se dedicó a criar a la nueva generación a base de combates de gladiadores. Los mejores combatientes (los que sobrevivieron más tiempo) se hicieron llamar Gene-Nación y, una vez regresaron a la realidad, atacaron a la Patrulla X. Entre ellos, destacaba Médula que profesaba un profundo odio hacia los hombres X por todo lo que los Morlocks habían pasado. Pero Tormenta le aplicó la misma medicina que a su madre adoptiva Calisto y Médula acabó entrando en razón (no hay nada como que te atraviesen el corazón con una navaja para replantearte tu escala de valores). Durante un tiempo fue parte de los X-Men, hasta que desapareció entre las brumas de los personajes caídos en desgracia. Y allí siguió hasta que se la vio como una de las afectadas por el "No más mutantes" de la Bruja Escarlata. Espero que recupere sus poderes, porque algo tan gore como un mutante que se arranca los huesos del cuerpo para usarlos como armas no es algo que deba ser desaprovechado.

- Cáliban: Otro Morlock (parece que es el día dedicado a ellos), aunque este tampoco se puede decir que empezara siendo muy maléfico. Cierto es que secuestró a Kitty Pride para que se casara con él, pero también es cierto que se debió a una promesa que la chica le hizo y a ciertas diferencias culturales. Solventado el embrollo, Cáliban volvió a ser el buenazo más buenazo de todo el universo marvel. Hasta que Apocalipsis le convirtió le prometió poder para vengar a los caídos en la Masacre Mutante y se convirtió en uno de sus jinetes. Sin embargo, la fase malvada le duró hasta que Dientes de Sable le dio la paliza de su vida. Tras eso, se integró en X-Force y, mas tarde, ayudó a los X-Men durante el Compejo Mesias, saga en la que fue asesinado por los Cosechadores mientras ayudaba a Sendero de Guerra.


- Lady Mente Maestra (Regan Wyngarde): Esta no es Morlock, sino una de las incorporaciones del curioso grupo que se montó Mike Carey para el principio de sus X-Men y que hacía las veces de chica mala y sexi (con permiso de Mística que hacía de mala/madre redimida). Si la elegió por que le gustaba el personaje o especialmente para lo que ocurriría en "Cegados por la luz" puede que nunca lo sepamos, pero estuvo bien tener a este proyecto de nueva Reina Blanca. Como mala o como mala que simula que es buena, Regan mola mucho.

La Centinela Omega en plan chungo
- Lady Mente Maestra (Martinique Jason): Cuando aún era la única hija de Mente Maestra y su alias no incorporaba ningún "lady", Martinique fue reclutada por nuestro querido Madrox para que formara parte de los X-Corps, la policía mutante que Banshee había montado. Su trabajo, durante el tiempo que duró el equipo, fue el de controlar con sus ilusiones a miembros tan díscolos como la Mole o Avalancha. Pero el corazoncito de Martinique es tan negro como el de su padre o el de su hermana y no pudo resistirse a la oferta que Mística le hizo.

- Centinela Omega: Tampoco es que la podamos calificar como malvada. Simplemente, era uno de los robots asesinos de mutantes que Bastión había creado a partir de humanos durante la Operación Tolerancia Cero. Pero no hay lavado de cerebro que se resista al tratamiento conjunto del profesor Xavier y de Magneto. A partir de ahí, la robótica Karima Shapandar se dedicó a ayudar a los buenos e, incluso, se unió a los X-Men cuando los lideraba Pícara. Por desgracia para ella, la posesión de Maléfica y la reaparición de su programación centinela dieron al traste con sus buenas intenciones. Su último momento de lucidez lo usó para pedirle a Infernal que la matara. Muy trágico.

Y con esto y un bizcocho, terminamos por el momento. Tuqueerestanmalosos saludos para todos.

domingo, 9 de octubre de 2011

Ese sí es mutante... pero no hombre X

Ya vimos que no todos los X-Men han sido mutantes. Pero también se da el caso de mutantes que no han sido parte de la Patrulla X o de cualquiera de los grupos (de héroes o villanos) circundantes. De hecho, se podría decir que no pertenecen al universo X, sino que serían habitantes de otras "líneas editoriales" como Vengadores o Marvel Héroes. Tan separados están de sus hermanos mutantes que ninguno de ellos perdió sus poderes cuando la Bruja Escarlata dijo eso de "No más Mutantes" en el Día M, ni han participado en ninguno de los eventos propios de aquellos con un gen X.

Wanda con el traje que robó a Elektra
- Bruja Escarlata: Precisamente vamos a comenzar con la causante del Día M. Cuando Wanda y su hermano Mercurio abandonaron la Hermandad de Mutantes Diabólicos de Magneto (allá por el Uncanny X-Men #4) y se unieron a los Vengadores, nadie tenía aún intención de determinar que el Amo del Magnetismo fuera su papá. Lo único que tenían en la cabeza era hacer una historia sobre la redención e introducir dos miembros de la nueva raza que acababa de crear Stan Lee en los Vengadores para darles representatividad. Pero su condición de mutantes no importó demasiado hasta que se descubrió que Magneto era su papá. A partir de ahí empezaron a interactuar algo con los chicos X, hasta el punto de que Mercurio se unió a Factor X. Sin embargo, la Bruja Escarlata nunca tuvo intención de alternar con la Patrulla. Su "desmutación" fue tal (debido a esas rencillas entre líneas por llevarse los personajes a su terreno) que sus poderes, poco a poco, fueron pasando de la "alteraración de las probabilidades" a la magia pura y dura, hasta que lo de "Bruja" dejó de ser una metáfora (y en más de un sentido, dado que se cargó al Hombre Gigante y a Ojo de Halcón). Sólo una vez estuvo loca fue sumergida algo más en el universo mutante (quedó al cuidado de Xavier y Magneto en Genosha, hizo una copia de la Era de Apocalipsis inspirada en su padre y dejó sin poderes al 90% de los miembros de su especie). Pero dudo que sea algo que dure a largo plazo (en el caso de que siga viva). Si los Jóvenes Vengadores la encuentran en la Cruzada de los Niños y Lobezno no la destripa, seguramente regrese a su lugar entre los vengatas.

- Estrella de Fuego: Creada para la serie de los 80 "Spiderman y sus Amigos", el personaje se hizo tan famoso que la editorial decidió incorporarlo a los cómics (como le ocurriría en los noventa a la Harley Quinn de la serie de Batman). Le cambiaron un poco los poderes (microondas en vez de fuego), la volvieron bastante más idiota, le hicieron una historia en la que la Reina Blanca la manipulaba para tratar de convertirla en la asesina del Club Fuego Infernal y la metieron en el proyecto de grupo juvenil que Marvel creó en los noventa: Los Nuevos Guerreros, una especie de Vengadores junior que seguían la estela de éxitos como los Nuevos Mutantes/X-Force o los Titanes de la editorial DC. Y, a partir ahí, salvo por algún encuentro con el profesor Xavier o con excompañeros de los Infernales, se terminó toda conexión de Angélica con los mutantes. Ha pertenecido a los Vengadores, a la Iniciativa de los 50 Estados y, ahora, a las Marvel Divas, pero a Utopía no se ha acercado ni de lejos.

- Vengadores de los Grandes Lagos: Nacieron de una de las ideas locas de John Byrne (sólo hay que leer la serie de Hulka para ver lo tremendamente absurda, en el buen sentido, que puede llegar a ser una colección de superhéroes) como una versión humorística de los Vengadores y la JLA de DC (sus siglas en inglés son GLA), pero consiguieron establecerse en el corazoncito de los aficionados. Y es que Big Bertha (la versión femenina de la mole), el Hombre Plano (un Mr. Fantástico chafado), el Hombre Puerta (se "abre" y te puedes transportar a otro lugar), Dinah Soal (una mujer pterodáctilo rosa) y Mr. Inmortal (resucita cuando le matan) tienen algo especial a pesar de lo inútiles que sean o de su obsesión por cambiar de nombre. Big Bertha y el Hombre Plano siempre han sido mutantes, pero parece que hacer poco se dieron cuenta de que el resto (incluidos nuevos miembros como la Chica Ardilla) también lo era (Dinah Soar no, porque llevaba tiempo fallecida). Por supuesto, este descubrimiento fue aprovechado para cambiarse de nombre a X-Men de los Grandes Lagos. A ver si con esto se prodigan más por Utopía y le añaden un poco de gracia a la isla mutante, que los chicos de la X se están volviendo muy serios (puede que sea porque Lobezno sale en todas y cada una de las colecciones y carece de sentido del humor).

- Molly Hayes y Klara Plast: Cada miembro de los Runaways es hijo de un arquetipo clásico de supervillanos: científicos locos, capos mafiosos, brujos oscuros, extraterrestres, viajeros temporales y, por supuesto, mutantes malvados. De estos últimos es hija la pequeña Molly Hayes, la benjamina del grupo, una testaruda y superfuerte niña que usa el nombre en clave de "Princesa Poderosa". También es mutante la recién llegada del siglo XIX Klara Plast, con habilidad para controlar las plantas. Sus únicos contactos con la Patrulla se dieron cuando la Bestia se encontró a Molly en el zoo y cuando los X-Men intentaron que ingresara en la Escuela para Jóvenes Talentos (a la pobre Klara la ignoran porque nadie conoce su existencia). Por supuesto, la joven los rechazó. Ya se sabe, los Runaways son una piña (hasta que alguno desaparece y es sustituido por otro). En la imagen, ambas aparece jugando a la consola con Víctor Mancha, también miembro de los Runaways, hijo de Ultron y medio robot.

- Gata Negra, Namor, Madam Web, Capa, Puñal, Franklin Richards, etc. : La dominación absoluta de las colecciones con la X llevó, como ya vimos en otros artículos, a que muchos personajes fueran descubiertos como mutantes, aunque luego no fueran a tener nada que ver con la Patrulla X. Así Namor fue llamado "el primer mutante" (es un mutante de su raza porque es medio humano), Capa y Puñal pasaron a la línea X, la Gata Negra resultó que ya tenía poderes latentes cuando Kingpin le implantó los de dar mala suerte... la mayoría de estas chapuzas han desaparecido (Capa y Puñal han vuelto a quedar establecidos como humanos) o han quedado en el limbo de los misterios (aún no se sabe si la difunta Madam Web era o no mutante. De todos ellos, sólo ha mantenido su título de "mutante" el que menos papeletas tenía para ello: Namor, el Príncipe Submarino. Y es que su inclusión en la Cábala de Norman Osborn y en sus X-Men Oscuros fue el momento ideal para revindicar su "mutagenidad", establecer pasadas relaciones con Emma y situar al personaje en un ambiente en el que parece (increíblemente) que su ego y su prepotencia encajan mucho mejor que en el entorno de Vengadores o 4 Fantásticos. Un cambio radical que permite volver a sacar jugo a uno de los personajes más ancestrales (el hombre del bañador de escamitas verdes apareció en 1939 cuando aún la editorial no se llamaba Marvel ni existía Stan Lee) y, en ocasiones, olvidado de la Casa de las Ideas.

Y, por ahora, ya es suficiente. Nohombreequisados saludos a todos.

jueves, 6 de octubre de 2011

Una lagrimita por los muertos 8

El otro día hablaba de Regan Wyngarde (alias Lady Mente Maestra) y hoy le toca el turno a su difunto papá: Jason Wyngarde, el Mente Maestra original que crearon Stan Lee y Jack Kirby como parte de la primera encarnación de la Hermandad de Mutantes Diabólicos de Magneto. Con su poder para crear ilusiones tampoco es que aportara demasiado al grupo, pero aportaba ese punto freak de circo de los monstruos que compartía con el Sapo (otro que tenía unos poderes increíblemente inútiles) y que más tarde se vería incrementado con las incorporaciones de Mole y Unus el Intocable (uno más del club de villanos con poderes sosos, la época era lo que tenía). La Bruja Escarlata, miembro de esa primera Hermandad, calificaría a Mente Maestra como "repulsivo" y no sólo por su aspecto. La personalidad de Jason tampoco es que fuera para tirar cohetes por su misoginia, machismo, envidia, brutalidad, perversión, ambición desmedida, falta absoluta de moralidad e ineptitud para las relaciones sociales. La hija de Magneto no sería la última en sentirse asqueada ante las formas del baboso Mente Maestra.

Tras ser reclutado por Cambiante/Morfo para el grupo de malosos Factor Tres y tener que aliarse con los X-Men para derrotar a su jefe (un supuesto mutante que resulto ser un alienígena maligno con intenciones de acabar con la cualquier forma de vida en el planeta Tierra) al bueno de Mente Maestra se le perdió la pista durante bastante tiempo. Hasta que Claremont decidió rescatarlo como miembro del Círculo Interno del Club Fuego Infernal (supuestamente como una de las Torres, aunque nunca se llegó a aclarar).

Jason con su disfraz en el Club con Fénix como Reina Negra
Bueno, en realidad nadie sabía que se trataba de Mente Maestra. En ese momento se presentó como Jason Wyngarde (hasta entonces nunca había usado ese nombre) y con un aspecto mucho más atractivo (aunque seguía conservando su nivel de "repulsividad" a juzgar por las declaraciones de la camarera que aparecía en la historia de Doble Negativo). Durante esa época sus poderes demostrarían su verdadera utilidad y fuerza, tanta que le permitían combatir en partidas de ajedrez contra la telépata Reina Blanca (Emma Frost) en el plano astral (como se vio, también, en Doble Negativo). Pero eso sólo serían meros divertimentos. Donde Jason volcó su maldad fue en convencer a Fénix de que era Lady Grey, una antepasada de Jean perteneciente al Club Fuego Infernal cuyas perversas diversiones englobaban cacerías humanas, torturar sirvientes y otras lindezas por el estilo (entre ellas liarse con el propio Jason). Así, el Club Fuego Infernal consiguió hacer de Fénix su fiel Reina Negra y hacer que se enfrentara a sus antiguos compañeros de la Patrulla X. Pero la manipulación se le fue de las manos y la supuesta Jean Grey acabó convirtiendo en Fénix Oscura, una omnipotente y malvada entidad que destruyó sin esfuerzo un sistema solar con 5000 millones de formas de vida inteligentes.

Tras este fracaso y su expulsión del Club Fuego Infernal, poco se supo de Mente Maestra hasta que un cura apareció en el avión que pilotaba la nueva novia de Cíclope: Madelyne Pryor. Haciendo uso del enorme parecido con la fallecida Fénix (recordemos que, por entonces, no estaba establecido que Maddie fuera un clon de Jean sino que sólo se parecían) y de las dudas reinantes en el grupo, hizo creer a todos que sus temores más profundos eran ciertos y que la pelirroja era la reencarnación de Fénix Oscura (en la imagen, la portada de uno de los cómics de la saga). Pero al pobre Jason se le debió olvidar que sólo podía hacer ilusiones y el que todos continuaran vivitos y coleando después de que Fénix les hubiera abrasado, dio una pista bastante buena de quién estaba detrás del engaño.

Pero no todo fueron derrotas en la vida de Mente Maestra. Al menos ha tenido dos victorias dignas de mención. La primera fue manipular a la confusa Pícara para abandonase a Mística (poco antes de su jueguecito con Maddelyne), hacer que Mariko Yoshida cancelase su boda con Lobezno y que el Vigía tuviera tanto miedo a usar sus poderes que se encerrara en la Bóveda y sufriera el desdoblamiento de personalidad que daría lugar a la creación del Vacío (eso visto en un flashback) .

Las hermanas Wynwarde
Y poquito más dio de sí Jason, salvo para ser una de las víctimas del Virus del Legado. Sin embargo, su legado no se perdería con él pues, siguiendo esa nueva tradición de sustituir a un personaje por su hija (véase Kraven, el Hombre Gigante o Cráneo Rojo) o por cualquier otra jovencita (Ojo de Halcón, Mr. Siniestro o el Doctor Octopus) se descubrió que tenía una sucesora, Martinique Jason (o Martinique Wynwarde, dependiendo del día), que asumió el nombre y la moralidad de su papá, aunque sus habilidades eran bastante más poderosas. Tan bien fue la sustitución que no sólo su padre permaneció muerto, sino que dos autores se disputaron el uso del personaje. Claremont, entonces guionista de X-Treme X-Men, salió perdiendo. Pero el antiguo Patriarca Mutante no se amilanó y creó otra hija llamada Regan Wyngarde y que usaba el alias de Lady Mente Maestra. Este movimiento, que al principió pareció un poco cutre, acabaría dando una nueva dimensión a los personajes de las dos medio hermanas (gracias al profundo odio que sentía la una por la otra) y ha impedido que caigan en el olvido y formen parte de grupos como los X-Corps, los X-Men o la Hermandad liderada por la nueva Maddelyne Pryor.

Pero como no hay dos sin tres, Mente Maestra consiguió engañar a otra mujer lo suficiente para que le diera otro vástago. Una hija, por supuesto, que no es otra que la fugazmente proclamada como heredera de Júbilo y Kitty como benjamina del grupo y ahora integrante de los numerosos personajes de reparto de Utopía... (redoble de tambores) ¡Hada! (en la imagen) Quién se iba a imaginar en ese número 4 de Unncany X-Men en la que la Bruja Escarlata le rechazaba con asco que , al final, Mente Maestra iba a terminar siendo un Casanova. Y seguro que en el futuro aparecen más hijas no reconocidas (esperemos que no tengan los mismos poderes, porque ya hay superpoblación de mutantes creadores de ilusiones). Pero de eso hablaremos en el futuro. De momento, sólo puede decir mentemaestrados saludos a todos.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Grandes Momentos: Cegados por la luz

Ahora que Mike Carey ha anunciado que, seguramente, deje X-Men Legado en breve, es un buen momento para recordar su etapa en X-Men, un periodo con cosas muy buenas, otras más experimentales y algunas poco (o nada) comprendidas. Como yo me encuentro entre aquellos que no llegó a tener claro a dónde iba la colección cuando se centró en Pícara y Era de X acaba de empezar a publicarse en España, me centraré en el principio de su andadura mutante. Muchos dirán que esta saga no son tan importante como para compararla con La Caída de los Mutantes, pero hay que recordar que es uno de los tres periodos (los otros serían los de Jim Lee y los guionizados por Grant Morrison) en los que la colección secundaria dominó sobre Patrulla X (algo no muy difícil teniendo en cuenta que en la Patrulla se desarrollaban sagas tan aburridas como Extremistas con los Morlocks comandados por Máscara como anodinos malos de turno) y que marcó el inicio de la recuperación de la franquicia.

Mente Maestra viste discretita
Los mutantes llevaban tiempo arrastrándose por el fango. El despido de Claremont inició un camino que, acentuado por la falta de estabilidad y creatividad de sus guionistas, fue claramente cuesta abajo y cuya culminación fue la cancelación del 80% de la franquicia a finales de los 90. A partir de ahí, la Patrulla X perdió por completo la importancia e influencia que tuvo en el pasado y ni el regreso del Patriarca Mutante consiguió devolvérsela (más bien lo contrario). La pérdida de poderes sucedida tras el día M no mejoró precisamente la situación al reducir el número de personajes disponibles a 198 y cambiar por completo el status de los mutantes en el Universo Marvel.

Así que los editores se pusieron a buscar un guionista para comenzar un nuevo ciclo para las series X, algo bastante difícil teniendo en cuenta que los escritores que más habían llamado la atención en ese tiempo no podían ser elegidos. Grant Morrison había dado por concluida su andadura en New X-Men, Joss Whedon era demasiado lento para llevar una serie regular y Peter David quería que le dejaran en paz en su Factor X. El elegido, sin embargo, fue Mike Carey, conocido entre otras muchas cosas por su andadura en Vértigo con Lucifer y Hellblazer. Y junto a él un maravilloso (maravilloso para mí que seguro que muchos le aborrecen) Chris Bachalo, más tarde sustituido por Humberto Ramos.

Tensión sexual
Supongo que todo estaría pensado de antemano con vistas a lo que ocurriría más de un año después (y lo espero, porque desperdiciar este grupo por Hope debería estar penado por la ley), pero esta etapa se caracteriza, sobre todo, por la elección de los personajes entre los que abundan los secundarios y los antiguos malos (algo que tenía mucho sentido teniendo en cuenta que Cíclope había concedido una especie de amnistía general a los 198 mutantes que quedaban). Estas son algunas de las elecciones de Carey:

- Pícara: La mutante sureña había cambiado mucho desde que ayudaba a su mamá Mística en la Hermandad de Mutantes Diabólicos, pero se había estancado en su fase de "Estoy muy buena pero no puedo tocar a Gambito". Un poco de mala uva y un liderato que nadie esperaba.

- Hombre de Hielo: Exceptuando a Joe Casey (en la etapa en la que llevaba gabardina), ningún guionista ha sabido aprovechar al pobre Bobby Drake encasillado como estaba en su papel de gracioso sin gracia. Carey sabe darle protagonismo y algo de seriedad.

- Bala de Cañón: Metido en la Patrulla X para que se convirtiera en "el torpe e inseguro paleto", Sam debió preguntarse muchas veces porque no le dejaron seguir siendo el líder de X-Force. Aquí aumenta su seguridad y vuelve a una personalidad más combatiba.

- Cable: Tras el intento fallido de meterlo en la Patrulla X, Carey rescató al mutante del futuro de las garras del olvido para traer algo de experiencia y de estrategia guerrera.

- Centinela Omega: Un centinela de última generación (hecho a partir de una humana) que había recuperado su consciencia original era un miembro perfecto para un grupo tan raro como este. Y una de las pocas cosas rescatables de la serie Excálibur (no confundir con el grupo inglés) que Claremont hizo sobre la vida del Profe X y Magneto en la arrasada Genosha.

- Mística: Ni la propia Pícara creyó que su intención de enrolarse en los X-Men fuera sincera. Por eso decidió vigilarla muy de cerca haciéndola parte de su escuadrón de combate en donde pudo retomar su tonteo con el Hombre de Hielo.

- Dientes de Sable: El asesino más sádico del universo mutante apareció huyendo de unos misteriosos enemigos llamados los Hijos de la Cámara. Tras una inyección de nanocentinelas que impedían que se rebelara, Pícara se lo llevó con su grupo para usarle de ariete.

- Lady Mente Maestra: Creada por Claremont porque otro estaba usando a la otra Lady Mente Maestra (eso sí que son narices), la chica rubia con los trajes más despampanantes desde Emma Frost se unió a los X-Men para vengarse de aquellos que la habían mantenido en coma durante un año.

Con esta plantilla, Carey va tejiendo una serie de sagas (Supernovas, Infección y Tiempo Crítico) en la que va desarrollando los personajes y presentando a secundarios como los nuevos Acólitos formados por el psi Éxodo, el multiforme Random, la temporal Tempo y la forzuda e invulnerable Frenesí. Todo ello acabará convergiendo y explotando en Cegados por la Luz en la que los pintorescos miembros del equipo de Pícara mostrarán sus verdaderos colores. Mística y Lady Mente Maestra (y Centinela Omega después de que Malicia infecte su sistema operativo) son parte de los Merodeadores de Mr. Siniestro (para ser fieles a la verdad Mística lo hace porque Mr. Siniestro le ha prometido que puede ayudar a Pícara con sus incontrolados poderes y con las millones de consciencias que ha llegado a absorber) a los que se han unido los anteriormente mencionados Acólitos y los antiguos Jinetes de Apocalipsis Gambito y Fuego Solar (un día habrá que hablar de ello). Todo ello con la finalidad de acabar con la Patrulla (con toda ella, no sólo con el equipo de Pícara) y recuperar los diarios de Destino, los cuadernos en los que la vidente examante de Mística había escrito lo que depararía el futuro. Y, entre esas anotaciones, se encuentra el nacimiento del primer mutante desde el día M. Ese niño que nacería durante "Complejo Mesías" y que añadiría a los fanáticos antimutantes a la lucha entre Patrulla y Merodeadores.

La parte buena de todo esto, es que Patrulla y X-Men recuperaron el pulso perdido. La mala, que se inició la época de crossovers anuales que harán que "nada vuelva a ser como antes" (al principio te lo crees, pero tras 15 años empieza a cansar tanto cambio radical). Y los protagonistas de esta serie tampoco es que hayan gozado excesiva atención, salvo Pícara y Bala de Cañón que cuentan con sus propias series (X-Men Legado y Nuevos Mutantes, respectivamente). El Hombre de Hielo aparece de vez en cuando, Dientes de Sable fue asesinado por Lobezno, Cable se dedicó a sus cosas de papá de Hope hasta que le mataron, Mística no sé dónde está, Lady Mente Maestra creo que estaba con Madelyne Pryor y Centinela Omega fue asesinada hace dos meses por Infernal. Pero así es la vida. A ver si Peter David decide acoger, al menos, a los dos primeros en su cada día más superpoblado X-Factor. Dentro de poco podrá hacerse una Utopía propia. Y por hoy nada más, que esto ya es demasiado largo. Cegados saludos a todos.