Páginas

viernes, 2 de diciembre de 2011

Grandes momentos: Inferno 2

Los efectos de Inferno fueron un terremoto en el universo mutantes que sacudió por completo los cimientos de universo mutante. Estos son los más importantes:

- Madelyne Pryor muere y se descubre que, en realidad, era un clon de Jean Grey creado por Mister Siniestro para asegurarse que sus genes se mezclaran con los de Scott Summers y crear así el mutante perfecto (obsesiones que tiene el paliducho con la familia Summers y sus genes). De esta forma Claremont recuperó el antiguo argumento de "es muy parecida a Jean Grey" para llevarlo hasta sus últimas consecuencias. Esto le dio a Claremont fama de alargar mucho los misterios, pues gran parte de los fans creían que el Patriarca Mutante llevaba pensado este planteamiento desde la aparición de Madelyne seis años antes cuando, en realidad, se lo había inventado tras la resurrección de Jean.

- Jean Grey absorbe parte de los recuerdos de su clon para sustituirla como madre para Nathan y no romper mucho la continuidad "pelirrojil" Jean-Fénix-Maddie-Jean.

- X-Factor descubre que la Patrulla X está vivita y coleando, poniendo fin a su muerte simulada (aunque todavía seguirán un tiempo en su base de Australia). Y estos a su vez se enteran de que Jean tampoco está tan muerta como suponían (aunque Lobezno y Magneto ya lo sabían).

- Los X-Terminadores son fusionados con los Nuevos Mutantes, lo que será un paso más en su transformación en X-Force. También contribuiría en este camino el fin de las tramas mágicas en la colección con el rescate de la Illyana Rasputín de siete años del Limbo (ya se sabe que está al margen del tiempo y el espacio) antes de que aprendiera magia y pudiera transportarse a esa dimensión, con lo que la Illyana adolescente nunca habría existido. La pérdida de "la niña oscura" fue, sin duda, la peor consecuencia de esta saga al cargarse a uno de los personajes más interesantes del universo mutante y a uno de los epicentros de la colección (el otro, Dani Moonstar, tampoco tardaría mucho en irse para dejar paso a los pistolones de los 90).

- Excálibur quedó bastante al margen de la saga por eso de que Rachel podía haber acabado con la historia en un aleteo de sus alas de Fénix. Aún así, también se llevan algo en su viaje de vuelta a Inglaterra pues descubren que los muertos están bien vivos, Meggan pierde el control de sus poderes tras ser poseída por un demonio y la espada-alma de Illyana (la expresión concentrada de su poder místico) pasa a ser posesión de Kitty Pride, que para algo era su mejor amiga, y queda clavada en una piedra a la espera de que su nueva dueña la reclame.

Bueno aquí acaba el repaso a la última gran saga de los 80. La siguiente, el Proyecto Exterminio, tendría un guión bastante más pobre y se usaría como trampolín con el que tansmutar toda la franquicia con vistas a la nueva década. Pero eso será otro día. De momento, infernales saludos a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario