Páginas

lunes, 9 de enero de 2012

Esas cosas olvidadas 2


Más cosas de esas que se han ido perdiendo en la bruma de los tiempos.

Hijo de Dazzler: La mutante con poderes lumínicos y Longshot mantuvieron un tórrido romance bastante prolongado que comenzó mientras eran miembros de la Patrulla X y que continuó en el mundo natal del rubito con buena suerte, Mundo-Mojo, una dimensión paralela gobernada por un sádico programador televisivo que utilizaba a sus habitantes como estrellas con las que ganar audiencia. En ese “idílico” lugar, los tortolitos lideraron una revolución, engendraron un retoño y... hasta ahí puedo leer (como dirían en el Un, Dos, Tres) porque entre que ambos regresaron a la tierra con lagunas de memoria y que sus ansias amatorias les impiden mantener conversaciones reveladoras, nadie sabe cómo terminó la cosa. A lo mejor les sucedió como a Spiderman, que tuvo una hija y nunca más se volvió a saber de ella.

 Rayo de Cíclope: Esta, más que una cosa olvidada, es algo que varía con el tiempo dependiendo del guionista que le toque o de lo versado que esté en el tema. Porque el rayo óptico de Scott Summers es, oficialmente, un rayo de fuerza. Se puede usar para dar golpes, para detener caídas (la suya y la de su hermano Alex cuando eran niños y cayeron de un avión), para derribar muros, etc. Para lo que no sirve, oficialmente, es para quemar o desintegrar cosas. Así que, por ejemplo, durante la Era de Apocalipsis no podría haber dejado sin mano (y sin los respectivos huesos forrados de adamantium) al bueno de Lobezno.

Poderes de Tormenta: Durante los primeros años de la Nueva Patrulla X, el guionista Chris Claremont se dedicó a desarrollar los poderes de sus criaturas. Pero si con alguien se esforzó fue con Ororo Munroe, aunque parte de esas habilidades parecen haber caído en el olvido. Ya nadie recuerda que la “diosa” africana puede polarizar las moléculas inestables de su uniforme de superheroína para que adopte la forma que ella elija, que puede controlar el oleaje además de las lluvias, que puede sentir fenómenos elementales como los terremotos o que los vientos solares espaciales están bajo su control tanto como los terráqueos. A lo mejor es que Claremont se había pasado un poquito equipando a la chica.

Y por hoy, ya está bien. Cosasolvidados saludos a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario