Páginas

lunes, 5 de marzo de 2012

Grandes cagadas: Proyecto Exterminio

La verdad es que me da un poco de penita meter esta saga en las "grandes cagadas", aunque solo sea porque tiene ese sabor añejo de los clásicos de los 80 y porque Chris Claremont sale en sus créditos (aunque por aquel entonces el Patriarca Mutante ya mandaba bastante poco en la franquicia). Pero hay que ser objetivos y reconocer que es muy difícil encontrar por dónde cogerla. Vamos, que es malilla tirando a muy mala. Sobre todo, si se tienen en cuenta que sus 2 principales fallos son:

- Después de que Tormenta, Loba Venenosa, Warlock, Bum-Bum y Ríctor fueran secuestrados por los soldados de Genosha (la isla africana que usaba mutantes como esclavos para mantener su economía) y el resto de grupos X acudieran al rescate, el guión se puede resumir de la siguiente forma: los buenos vencen a unos guardias, Cameron Hodge (el villano de la serie) les da de leches. Otros buenos se pelean con otros guardias, Cameron Hodge les da de leches. Un nuevo equipo de buenos derrota a una patrulla fresquita de guardias y... ¡sí! Cameron Hodge les da de leches... Así hasta el infinito.

- Cameron Hodge, está dibujado de manera dife-rente en cada serie por-que los diferentes ilustra-dores no pudieron (o no quisieron) ponerse de acuerdo. Y si eso era poca metedura de pata, el "magnífico" Rob Liefeld nos regaló fantásticas ilustraciones como esta portada en la que sale la Loba Venenosa más fea que ha existido en este o en cualquier otro universo paralelo. Y, por si alguien se lo estaba preguntando, este señor no solo continuó dibujando después de esto, sino que tuvo una exitosa carrera con X-Force (acusaciones de plagio aparte), en Image (al menos los primeros años fueron exitosos) y, actualmente, en DC cómics.

¿Y para qué se molestaron en hacer tamaña patraña si ni el dibujo ni el guión valían la pena? Pues principalmente para aprovechar la burbuja especuladora que se había desarrollado alrededor del cómic y que encumbraba como gran éxito de ventas cualquier número que se sacara (sí, no solo las casas y las compañías de internet tienen burbujas). Pero también sirvió para reordenar la franquicia con vistas a la defenestración de Claremont y la entrada en la era de los pistolones de la mano de los llamados "dibujantes estrella". Algunos de esos cambios serían:

- Sacrificio de Warlock. La futura recon-versión de los Nuevos Mutantes en los ultraviolentos X-Force precisaba desha-cerse de cualquier miembro que no encajara en el rol de tíos musculosos hiperviolentos y chicas con generosas delanteras. Y, al igual que a Magic le había sucedido en Inferno por ser demasiado mística, el jocoso extra-terrestre Warlock fue la víctima de la saga. Loba Venenosa también fue retirada del grupo. A pesar de que las manipulaciones sufridas en Genosha la hicieron más bestial, Liefeld debió pensar que las profundas creencias religiosas no encajarían mucho con un grupo dedicado a ejecutar malosos. Así que Loba Venenosa se quedó en Genosha con Kaos (el hermano de Cíclope) a la espera de que Peter David los rescatara para su Factor-X de personajes secundarios incomprendidos.

- Vuelta al clasicismo. Si en los Nuevos Mutantes todo eran novedades, los X-Men volvían a sus raíces más clásicas. Tormenta revertía a su forma adulta-con poderes-pelo largo que hacía más de 15 años que había dejado atrás, la Patrulla volvía a instalarse en la mansión de Xavier y los miembros de Factor-X acordaban regresar a su grupo original para rellenar los huecos dejados por los personajes menos convencio-nales (Dazzler, Kaos, Logshot), que se había ido retirando de la serie.

En resumen, morralla para preparar el lanzamiento de las dos colecciones de la temporada: el X-Force de Liefeld y el X-Men de Jim Lee. Unos superventas que marcarían el tono de la década y el futuro de la propia compañía. Proyectados saludos a todos.

2 comentarios:

  1. Pues es extraño. De agenda extinción a pacto phalanx prefiero mil veces agenda. Cuestiones de gustos. El gran defecto de agenda fue contar por un lado con los buenos dibujos de jim lee y por el otro con los horribles trazos de liefeld y bogdanove. (Creo que fue quien dibujaba los números de xfactor) si por lo menos hubieran estados mas artitas del nivel de lee. Por lo menos otra cosa hubiera sido de este crossover. Por lo menos en cuanto al apartado gráfico. En cuanto al desarrollo de la trama. recuerda que fue el primer crossover de historia continua. Es decir empiezas leyendo xmen, continuas con new mutants y terminas con xfactor. Mientras que en los demás crossovers. Cada revista. Narra la historia dedde su perspectiva sin inmiscuirse en las demas colecciones. A excepcion de infierno en donde los ultimos 4 numeros de la saga. (Xfactor-xmen) se entrelazan

    ResponderEliminar
  2. A mí me pareció una historia tremendamente repetitiva y que no llevaba a nada. Me gustó tan poco que cuando me la compré hace unos cinco años, la devolví a la tienda nada más leerla. También te digo que de Alianza Falange me gusta la historia central. La del perro tecnoorgánico y la de Lobezno, no tanto.

    ResponderEliminar