Páginas

lunes, 27 de mayo de 2013

Cíclope tenía razón

No seré el primero en decirlo (ya se venden camisetas con el lema "Cyclops was right", tomando como modelo el "Magneto was right" que lucía Quentin Quire en el New X-Men de Morrison) y dudo mucho que sea el último (seguro que es uno de los argumentos centrales de la nueva andadura de Imposible Patrulla X), pero tenía que decirlo. Es más, lo repetiré una vez más: Cíclope tenía razón.


Obviamente, no trato de justificar los asesinatos en masa, la destrucción de ciudades y todas esas cosas bonita que hicieron los Cinco Fénix para mayor gloria de Lobezno y los Vengadores (y Bendis, autor de los Vengadores y actual guionista mutante). Ni siquiera me refiero a la Pax Utopía (los mundos perfectos, siempre acaban convertidos en insoportables dictaduras). Pero antes de que el pájaro de fuego lo poseyera y le hiciera flipar en colores, tenía más razón que un santo. Y para muestra, algunos botones:

- Los Vengadores empezaron todo: Pues sí, para un grupo que habla tanto de la responsabilidad, el grupo del Capitán América son de gatillo (o puñetazo) fácil y no practican demasiado el diálogo. Es mucho más útil atacar un país soberano (Utopía) y tratar de secuestrar a uno de sus habitantes, una niña menor de edad llamada Hope.

- El Fénix no venía a destruir la Tierra: El pajarito de fuego ha venido tantas veces a nuestro planeta, que debe tener una casa propia en algún sitio. Sin embargo, por algún motivo inexplicable, los Vengadores se obsesionaron con el fin del mundo ¿Por qué esta vez y no las otras quince? A pesar de contar con las mayores genios del mundo, esta sencilla pregunta no se le pasó a ninguno de ellos por la cabeza y prefirieron dedicarse a atacar escuelas o a detener niños.

- Hope podía controlar el Fénix: Como se demostró al finalizar la saga, la niña pelirroja no tenía ningún problema para hacerse con el control de la fuerza cósmica, al igual que ya hicieran Jean Grey o Rachel Summers. Pero como a ella no le apetecía el plan en ese momento y los Vengadores tenían escasa confianza en sus habilidades, al final el Fénix acabó repartido entre Cíclope, Emma, Namor, Coloso y Magik. De haberle hecho caso a Scott, nada de lo que hicieron los Cinco Fénix hubiera sucedido.

- Hope era la mesías mutante: Pues sí, increíblemente, la mutante más tonta del mundo fue la salvación del Homo superior, tal y como decían los diarios de la vidente Destino. Claro que entre que Lobezno quería rebanarle el pescuezo (a ella, a la Bruja Escarlata, a Cíclope... parece que es la única forma que el canadiense tiene de resolver los problemas) y que a ella no le apetecía fenixarse, casi no lo logra.

Bueno, por hoy ya es suficiente. Otro día seguimos. Ciplopados saludos a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario