Páginas

martes, 21 de mayo de 2013

Una lagrimita por los muertos 10

Como buena saga comercial que se precie, Vengatas Vs. Muties necesitaba una víctima con la que poner el toque trágico y hacer que los foros se incendiasen de sorpresa, indignación y publicidad gratuita. En “Civil War” fue Goliat, además de la mayoría de Nuevos Guerreros y muchos vecinos de Stamphord; los skrull de “Invasión Secreta” se llevaron por delante a la Avispa, miembro fundador de los Vengadores; en “Advenimiento” la escabechina se intensificó y acabarón con Cable, Ariel, Rondador y cualquier maloso que se pusiera por delante. Y, esta vez, ha sido el Profesor Xavier.

Nos guste o no (hace tiempo que estoy con los del NO), “Chuck” ha sido una figura fundamental en el cómic. Mentor de los X-Men y uno de los pocos héroes paralíticos (a ratos), Xavier siempre ha encarnado el poder de la inteligencia sobre la fuerza bruta, el espíritu de superación, la importancia de los valores y el sueño de una convivencia pacífica que recibe el nombre de “el sueño de Xavier”. Sin embargo, la historia de los X-Men ha dado para muchíiiiiiiiiisimo en sus 50 años y quitarle la imagen de santurrón inmaculado al profe ha sido uno de los pasatiempos preferidos de los guionistas.

Durante estas décadas hemos visto al calvo encontrando a su hijo secreto (Legión), cortando con amantes a diestro y siniestro, manipulando la mente de personas inocentes (incluida su novia y actual acólita de Magneto Amelia Vought), enviando a sus alumnos a muertes seguras, pidiendo a Tormenta que cometiera robos, apagando la mente de Magneto, reencontrándose con la hermana melliza alienígena a la que había asesinado en el vientre materno (sigo sin entender nada de eso), matando al Rey Sombra en un duelo astral, manteniendo prisionera a Peligro a pesar de saber que era un ser consciente (sí, la Sala de Peligro ahora es alguien, es lo malo de la tecnología alienígena), convirtiéndose en Onslaught (penosa versión fucsia de Apocalipsis surgida de la maldad con la que Magneto le contaminó cuando le apagó el cerebro y de las ganas de trajinarse a cierta pelirroja) y tratando de dominar el mundo… vamos, un amor de hombre.

Pero si ha habido un momento en el que se ha demostrado que Xavier puede ser el mayor cabronazo de este mundo, fue durante la saga de “Génesis Mortal” durante la cual salió a la luz que el grupo de la Nueva y Diferente Patrulla X (el de Tormenta, Coloso, Rondador, Banshee, Fuego Solar, Ave de Trueno y Lobezno) no había sido la primera opción del profe cuando Krakoa capturó al equipo original. Otro equipo acompañó a Ciclo al rescate de sus amigos y, entre sus integrantes, figuraba el hermano Summers perdido, Vulcano. Lástima que al morir el grupo, Xavier decidiera borrarle de la mente a Ciclo la misión y la existencia de su hermano.

Le enroló en un grupo paramilitar, le hizo arriesgar su vida en multitud de ocasiones, le sometió a entrenamientos potencialmente letales, quiso jugar a los médicos con su novia de toda la vida, le dio el liderazgo de los X-Men a Tormenta, le ocultó que tenía otro hermano… lo cierto es que me sorprende que Cíclope haya tardado tanto en matar a Charles Xavier.


Pero bueno, de todos es sabido que alguien como el profe no va a permanecer enterrado mucho tiempo. En un año como mucho, tendremos que volver a aguantar sus aires de superioridad moral. Lagrimosos saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario