Páginas

miércoles, 12 de junio de 2013

Los poderes más infravalorados

Los mutantes tienen capacidades maravillosas, mágicas, muchas de las cuales nos encantaría poseer. Pero admitámoslo, en un universo de ficción en el que abundan personajes que pueden destruir universos con un gesto y armaduras con una tecnología casi milagrosa, hay poderes que han perdido bastante espectacularidad. He aquí algunos ejemplos:

- Volar: Es uno de los poderes que más ha perdido con los años. Seguro que cuando salió la primera Patrula X, la mayoría de los fans creían que el Ángel tenía un poder muy chulo (después de todo, a cualquiera le encantaría ser capaz de hacerlo). Ahora casi todo el mundo puede hacerlo: Magneto y Polaris usan campos magnéticos, Tormenta usa sus vientos, Fénix usa su telekinesis... poderes que valen para volar y también para atacar, mientras que el pobre Ángel (antes de sus múltiples injertos apocalípticos) no tenía nada más. Sólo era un tío con unas alas muy grandes a las que poder disparar y cuya única utildad era servir como transporte a Coloso o Lobezno.

- Teletransporte: Rondador era genial. Era ágil, azul, tenía pinta de demonio, era fan de Errol Flynn, salía con una bruja que era su hermanastra y se teletransportaba. Y, además, lo hacía de una forma muy distinta a la que todo el mundo conocía hasta ese momento, porque no tenía nada que ver con el sistema de transporte de Star Trek. Él lo hacía de forma individual y lo podía usar para atacar en un combate. Sin embargo, sus hermanos de poder (Magik, Hada, Ariel, Lila Cheney, Destello) se han quedado como meros medios de transporte. De hecho, antes de Vengadores vs. X-Men, cada grupo de mutantes tenía su propio teletransportador que llevaba y traía a los miembros del equipo. Y los que no, usaban alguna máquina (Masacre, Fantomex, Cable).

- Telepatía: Es un gran poder, uno de los mejores que hay. El problema es que si no puedes controlar a la gente porque es inmoral, te acabas convirtiendo en una centralita de teléfonos dedicada a conectar la mente de los integrantes del grupo para que puedan hablar entre ellos y, como ocurrió con los teletransportadores, todos los grupos acabaron teniendo un telépata para llevar las comunicaciones. Salvo en X-Treme X-Men (el primero, no el de Dazzler), que Sabia prefirió llevar unas gafas rojas supermolonas (en la foto, un poco más arriba que el culo de la chica).

- Metamorfosis: Con este poder ocurre lo mismo que con el de volar. Para cómics de los 60 (con el Camaleón haciéndose pasar por la tía May para atacar a Spiderman) estaba muy bien, pero una vez empezaron a aparecer inductores de imágenes, anuladores de poderes, proyecciones holográficas y detectores de ADN acabó convirtiéndose en una tontá como un templo. Es tan pobre que el número de mutantes que lo tiene creo que se reduce a tres. Una de ellas era Copycat, exnovia de Masacre que se hizo pasar por Dominó en los primeros tiempos de X-Force y que además podía copiar poderes (la tetona de que aparece en la foto) que ya está muerta. Otra, por supuesto, es Mística, la única y genuina metamorfa azulada original. Y el último es Cambiante, X-Men que duró tres días y que luego volvería a la palestra (con el nombre cambiado a morfo por temas de derechos) gracias a la serie de animación de los noventa y en la Era de Apocalipsis.

Bueno y por hoy, eso es todo. El próximo día más. Infravalorosos saludos a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario