Páginas

lunes, 5 de agosto de 2013

Guerra de escuelas 3

Con los Nuevos Mutantes convertidos en los hipertetosterónicos X-Force, transcurrió bastante tiempo antes
de que alguien se decidiera a abrir de nuevo una escuela cuya única alumna era Júbilo (dado que Kitty Pryde había emigrado a Inglaterra para formar Excálibur). Fue durante la saga “la Alianza Falange”, en la que se presentó (después de más de 12 años), un nuevo grupo de estudiantes: la multipoderosa M, Vaina (hermana pequeña de Bala de Cañón), Pellejo, Sincro, Cámara, Penitencia y, la anteriormente mencionada, Júbilo.

La principal novedad en esta ocasión fue que la separación entre Patrulla X y estudiantes se llevó a cabo incluso físicamente, pues los miembros de Generación X no estudiarían en la Escuela de Charles Xavier, sino en la Academia de Massachussets que regentaba una redimida Reina Blanca y el bueno de Banshee (rescatado del olvido por vigesimoquinta vez en su historia). El guinista Scott Lodbell consiguió crear una de las mejores series de la época hasta que fue promocionado a la Patrulla X. Tanto él como su sustituto la cagaron en sus respectivos lugares y Generación X no tardó en caer ante la crisis comiquera de finales de los 90.

Emma Frost, que se había cambiado de bando con la única intención de proteger a los jóvenes mutantes tras el asesinato de sus primeros alumnos (los Infernales), se mudó a Genosha tras el cierre de su Academia. Esta isla africana siempre había utilizado a los mutantes y a los llamados mutados (humanos con mutaciones inducidas) como esclavos, lo que la había proporcionado una envidiable riqueza hasta que la Patrulla X se empeñó en destruir su modelo de aparheid. Para cuando Emma llegó a la isla para continuar enseñando a jóvenes mutantes, Magneto regentaba la isla. Poco después, Cassandra Nova (la melliza alinienígena de Xavier que el profe asesinó en el vientre de su madre y todas esas cosas que, como suelo decir, soy incapaz de entender) desencadenó un ataque centinela sobre la isla que la destruyó casi por completo. La pobre Emma sobrevivió por los pelos, gracias a una mutación secundaria que se manifestó durante el ataque y que, en realidad, le había inducido la propia Cassandra Nova.

No hay comentarios:

Publicar un comentario