Páginas

martes, 3 de septiembre de 2013

Pequeños grandes momentos 5: El cuento de hadas de Kitty

Los cómics sacan tantas historias a lo largo del año, que es muy complicado que una argumento corto acabe obteniendo el mismo reconocimiento que las grandes sagas o los números especiales. Una gran mayoría de seguidores mutantes conocerán “Días de Futuro Pasado”, “La Era de Apocalipsis” o “La Saga de Fénix Oscura”, pero muy poco recordarán de qué iba “¡Vestida para cenar!” o “Doble Negativo” (los dos primeros artículos de estos “Pequeños Grandes Momentos”). La primera navidad de Kitty Pryde y el cómic en el que los miembros de Factor X van al psiquiatra serían algunas de esas excepciones. Pero la historia corta más recordada de los cómics mutantes es, sin duda, la que nos ocupa hoy: “El cuento de hadas de Kitty” que aparecía en el Uncanny X-Men#153 USA (aquí salió repartido entre el número 12 y el 13 del primer volumen de Forum de Patrulla X).

Kitty Pryde le contaba un cuento a Illyana Rasputín, la hermana pequeña de Coloso, usando como personajes a sus compañeros de la Patrulla X. Ahora que hay versiones para dar y tomar de los cuentos infantiles con superhéroes a nadie le llamará la atención, pero en su momento fue toda una novedad. En la historia, la Pirata Kitty y Coloso, su verdadero amor, ayudarán al Príncipe Noble (Cíclope) y al Brujo (Xavier disfrazado de Merlín) para salvar a la Princesa Encantada (Jean Grey), poseída por el espíritu de Fénix Oscura. En su lucha contarán con la ayuda del Genio (Tormenta con poderes mágicos), un Bamf (Rondador Nocturno), Loockheed el Dragón (una mezcla de Loockheed y el Pájaro Negro) y el Demonio sin Nombre (Lobezno haciendo de Demonio de Tasmania). Durante la aventura, la pareja y sus amigos se enfrentarán a Fénix Oscura y, por supuesto, conseguirán que la Princesa Encantada se libere del Fénix y acabe con su amado Príncipe Noble.


Una historia corta entre un enfrentamiento con el Club Fuego Infernal y un nuevo encuentro con los Shi’ar que podría no tener ninguna trascendencia, pero que a Claremont le sirvió para poner el foco en la joven Illyana Rasputín. Aparecida por primera vez en el Giant Size cuando su hermano se transformaba en acero para salvarla de un tractor descontrolado, la niña no había vuelto a aparecer hasta que Miss Locke la secuestró para obligar a los X-Men a enfrentarse al Doctor Muerte y salvar a su jefe Arcade (momento en el que, además, se conoció cómo se llamaba). Los Nuevos Mutantes habían aparecido no hacía mucho y tras la desaparición de Karma, se buscaban nuevos miembros para el grupo. Claremont, al que le encanta desarrollar hasta el personaje más secundario y hacerlo evolucionar, se fijó en la hermanita de Coloso para incluirla en el grupo. Y así, siete mesecitos después de este cuento, la pequeña Illyana se adentraría en el Limbo (en “Saltos y Túneles”, otro de nuestros “Pequeños Grandes Momentos”) de donde emergería como una poderosa hechicera mutante y unos añitos más vieja.

La aparición de Fénix también podría parecer casual, pero esta sólo sería una de las diversas menciones a la pelirroja (Kitty se disfrazaría de ella unos números después para asustar a los Shi’ar) que se irían sucediendo durante el año que precedió a la llegada a la serie de Madelyne Pryor, la clon de Jean Grey y supuesta prueba de la resurrección del Fénix.

La última curiosidad que merece la pena mencionar es que esta sería la primera vez que se vería a uno de los elementos clásicos los X-Men: los Bamf. Este simpático elfo continuaría saliendo como el peluche que Kurt regalaba a su novia Amanda hasta que, en su primera miniserie, Rondador descubría que se trataba de una especie de duendes que vivían en una dimensión paralela (incluido el personaje de Kurt en el cuento). En la actualidad, los Bamf continúan en las series, aunque han dejado de lado su aspecto de peluche y se han convertido en unos pequeños cabroncetes que infestan la escuela de Lobezno.

Y eso es todo por hoy. Cuentodehadados saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario