Páginas

miércoles, 30 de abril de 2014

Proyecto Arma X: Lobezno y Team X

Dado que el equipo de Cíclope tiene su residencia en sus instalaciones, parece un buen momento para hacer un repaso a lo que es el Proyecto Arma X, porque el concepto ha evolucionado mucho con el tiempo. En origen fue un experimento promovido por una sección secreta del gobierno canadiense, el Departamento K, buscando crear el agente perfecto. Lobezno, por su factor curativo, fue el único que sobrevivió al proceso de forrarle los huesos con adamantium (el metal más duro de la tierra), aunque no acabó muy bien de la cabeza. De todas formas, el Departamento H (la sección del gobierno canadiense encargada del control de los superhumanos) no iba a desperdiciar un agente tan mortífero, así que le dio el título de Arma X y lo metió en Alpha Flight, el equipo de superpoderosos oficial del país. Y ahí estuvo Lobi, hasta que se fue con el profesor Xavier a su segunda encarnación de la Patrulla X. Obviamente, esto no podía quedarse así porque los guionistas no desperdician ni un mísero argumento. Y una historia con espías, superagentes, departamente gubernamentales secretos y conspiraciones era algo demasiado grande para dejarlo pasar. Así que en cuanto los dibujantes estrella consiguieron echar a Claremont de la franquicia que él había creado, los responsables de series con tanta testosterona como X-Men, X-Force y Lobezno se pusieron a desarrollar el concepto. Necesitaban malos hiperviolentos con los que pegar a sus chicos (era eso o que se bañaran en la piscina).

El primero en mover ficha fue Jim revelando que Lobezno había pertenecido a un grupo de la CIA llamado Team X y que todos ellos habían pasado por las manos del Proyecto Arma X (aunque luego les habían modificado la memoria). En dicho equipo aparecían Dientes de Sable y Zorra Plateada, dos amigos de Lobi que aparecen en cualquier equipo que se inventen por retrocontinuidad. Pero también algunos desconocidos entre los que destacaba Maverick (en la imagen), mercenario con pistolones que llegó a tener su propia colección (no muy exitosa) y al que le ha ocurrido de todo en los últimos años, desde contraer el Virus del Legado hasta quedarse sin poderes en el Día M, pero que (increíblemente) sigue apareciendo en los cómics Arma X (aunque ahora con el nombre de Agente Zero).

Pero la cosa no quedaría ahí, porque Rob Liefeld estaba desarrollando su propia línea argumental para X-Force. Así nacería la creación mutante (aunque no sea mutante) más exitosa de los últimos 30 años: Masacre.

Aunque eso será otro día. Hasta entonces, armaxosos saludos a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario