Páginas

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Un vistazo a la actualidad: Los pecadillos de Xavier

Hace muchos años, allá por los 90, Todd MacFarlane le pidió a su gran amigo Neil Gaiman (autor de Sandman, Neverwhere, Coraline, American Gods…) que escribiera algunos cómics de su serie Spawn. Fruto de esa colaboración nació Angela, una pelirroja de armas tomar que inmediatamente se ganó el corazón de miles de fans.

Sin embargo, la historia de amistad entre estos dos autores no sería eterna. Y se truncaría por un cómic: Miracleman (originalmente conocido por Marvelman). Esta mítica serie inglesa en la que habían trabajado guionistas de la talla de Alan Moore o el mismo Gaiman, llevaba en suspenso desde que su editorial quebrase y los lectores llevaban casi 20 años esperando a que se aclarasen los temas legales para poder seguir disfrutándola.

MacFarlane consiguió comprar todos los derechos de la editorial Eclipse, pero en lugar de resucitar la serie, decidió quedárselos para él mismo. Empezó a sacar a Miracleman en sus series y fabricó figuritas del personaje como si no hubiera mañana, pasándose por el arco del triunfo los derechos de autor de los guionistas.

Entre los afectados se encontraba Gaiman y se cabreó tanto que no sólo se rompió la amistad que antaño unía a los dos autores, también decidió iniciar una batalla legal para recuperar los derechos de Miracleman y, ya que estaba, de todos sus personajes de Spawn que habían seguido apareciendo en la serie sin reportarle ni un dólar.

Gaiman ganó y con la ayuda de Marvel, se convirtió en el nuevo guionista de la nueva Miracleman. En agradecimiento, el escritor cedió a la editorial el uso de Angela, que fue presentada como miembro de los Guardianes de la Galaxia.

¿Y por qué les cuento todo esto si no tiene nada que ver con los mutantes? Pues porque parece que convertir a Angela en hermana de Thor ha sido la única motivación para sacar “Pecado Original” (eso y resucitar al Nick Furia original, por si Samuel L. Jackson se cansa de hacer del otro en las películas). El resto de revelaciones no han tenido demasiada importancia.

Por el lado de los mutantes, la participación en la saga ha sido tan tangencial que el pecado de Xavier ni siquiera ha sido revelado como el resto (por el ojo del Vigilante que todo lo ve), sino por el mismo Charles en su testamento. Y lo más trascendente que descubre es que a Bendis le sigue haciendo falta leerse unos cuantos cómics mutantes. Sólo así se entiende que Cíclope se asombre porque Xavier anulara los poderes de un mutante. Como ya conté en su esquela, el profe no ha sido tan bueno como a veces le pintan. Entre otras maravillas que conocemos, Xavier mató (o eso pensaba él) al Rey Sombra en una batalla mental porque era “la maldad personificada”, le hizo olvidar a Cíclope que tenía un segundo hermano y que acababa de morir, asesinó a su hermana gemela extraterrestre mientras estaban en el vientre materno (mira que he escrito esta frase veces y aún no comprendo lo que quiere decir) y dejó a Magneto en estado vegetal después de que le sacara a Lobezno el adamantium de los huesos. Eso por no hablar de las decenas de mutantes que ha matado Logan (algunos por orden de Cíclope), Tormenta (a Médula) o Coloso (Proteo, el hijo de Moira) porque eran “demasiado peligrosos”. Tampoco tiene mucho sentido que el Hombre de Hielo sea el más cabreado con Cíclope. Debería ser el que mejor entiende eso de “algo me poseyó” dado que hace un año estuvo apunto de destruir el mundo porque se le había metido una semilla de Apocalipsis en el cuerpo.

Pero bueno, son cosas que pasan. A pesar de todo, Imposible Patrulla X continúa siendo la mejor serie mutante de la actualidad. A ver si el resto se pone un poco las pilas. Pecadosos saludo a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario