Páginas

lunes, 20 de febrero de 2017

Un vistazo a la actualidad: Cullen Bunn y Dennis Hopeless

La franquicia mutante va camino de convertirse en la viuda negra de Marvel de los guionistas. Sobre todo si forma parte de esas que se llaman “series cabecera”. Da igual lo experimentado o aclamado que sea el autor. La gran mayoría de los que han pasado por una colección con un “Patrulla X” en su portada han acabado marchándose sin llegar a lo que se esperaba de ellos. Algunos, incluso, terminaron con los fans en contra y una pérdida de crédito considerable. El perfecto ejemplo de eso sería Bendis, niño mimado de la editorial al que ya muy pocos defienden tras traer a la plasta de Jean Grey del pasado y perpetrar crossovers tan infumables como “Vórtice Negro” junto con ese sinsentido cúmulo de personajes conocido como Guardianes de la Galaxia. Y aunque yo soy de esos pocos a los que le gustó su etapa en Imposible (Nueva, no, que conste), tengo que decir que se lo merece. Aunque solo sea por decir que los nuevos poderes de Jean son una fusión de telepatía y telequinesis ¿qué narices significa eso¿

Bendis puede que sea el caso más llamativo de los últimos tiempos (para algo es el uno de los autores más importantes de la casa), pero también se podría mencionar a Marjorie Liu y su “Astonishing X-Men” (que nunca acabó de despegar a pesar de buenas historias), el destrozo que hizo Jason Latour en “Lobezno y los X-Men”, la olvidada etapa de G. Willow Wilson en “X-Men” o la fallida “Asombrosa Patrulla X”, cuyo fracaso comparten Jason Aaron (con su precipitada salida llena de rumores) y Chris Yost. Todos ellos era reputados autores y, sin embargo, no consiguieron llegar al nivel que nos tenían acostumbrados. Sobre todo Latuor, que directamente se cargó la serie.

Cullen Bunn, el guionista de “Imposible Patrulla X” tampoco ha escapado a la maldición. Bunn llegó como el rompedor, el que había conseguido desarrollar a Magneto como nadie había hecho antes. Pero de eso, bastante poco y la historia no pasa de entretenida. Eso sí, hay que reconocerle un par de cosas. La primera es que se ha documentado como nadie y ha sabido sacar provecho al rico pasado de la franquicia usando personajes como Fantomex, Triage, el Clan Akkaba, los Jinetes Oscuros, Elixir o Éxodo, todos ellos muy desaprovechados. Y, la segunda, que no se achanta ante retos como llevar al Dientes de Sable bueno o afrontar la relación de Monet y Emplaca. O Xorn. Por favor, hay que tenerlos cuadrados para querer meter a Xorn en tu cómic (si no sabes por qué echa un vistazo al artículo "Grandes cagadas: Xorn"). Cualquier guionista que se atreva y no la líe parda, merece mis respetos. Puede que no sea maravilloso, pero se esfuerza.

A Dennis Hopeless, el escritor de “Nueva Patrulla X”, le ha ido bastante peor. Por mucha fama que le haya dado su Spiderwoman, lo mejor que se puede decir de su colección es que resulta totalmente prescindible. Sin ritmo, sin interés, sin desarrollo de personajes, sin nada de emoción, sin malos que merezcan la pena. No quiero ser yo quien lo diga (porque la tengo algo de tirria), pero quizás este grupo no funciona sin la metomentodo de Jean Grey.

Y, por hoy, creo que voy a dejarlo. Pensaba analizar un poco a Jeff Lemire, pero me he puesto a criticar "Muerte de X" y me ha salido demasiado largo. Así que mejor lo dejamos para otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario