Páginas

lunes, 10 de marzo de 2014

Grandes cagadas: Xorn

Con la franquicia haciendo aguas a principios del milenio y la Patrulla X cayendo hacia el fondo de las listas de ventas, Marvel decidió arriesgarse y entregarle la segunda cabecera del grupo mutante (una de las escasas super-vivientes a la crisis de los noventa) al innovador escritor de la competencia Grant Morrison. La jugada le salió bien a la editorial porque durante los cuarenta números que duró su andadura en New X-Men, el escocés consiguió insuflar nueva vida al universo X y convertir su etapa en una de las más celebradas de las últimas décadas.

Sin embargo, tras tanto tiempo traba-jando juntos acabaron por surgir roces y, harto de Marvel, Morrison decidió regresar a DC. Pero antes de marcharse, tenía un final espectacular para su saga. Y la pieza central de esa despedida sería Xorn (en la imagen de arriba), el carismático mutante con la máscara de hierro que se había convertido en la sensación de la colección (junto con Emma Frost) hasta conseguirse un lugar entre los grandes de la escuela. Porque el tal Xorn no era quien decía. En realidad se trataba de Magneto disfra-zado. Y en esos últimos números de su etapa provocaría una revolución en la Escuela, conquistaría Nueva York, asesinaría a Jean Grey para tratar de robarle el poder del Fénix y, al final, sería decapitado por Lobezno. No obstante, por muy espectacular que fuera, esta conclusión tenía dos grandes problemas para la editorial. El primero era que, incluso si se le resucitaba por enésima vez, el personaje de Magneto quedaba invalidado para futuras alianzas con los X-Men, como la miniserie Excálibur que querían que protagonizara junto al profesor Xavier. Y, por si esto fuera poco, también eliminaba a Xorn, la nueva estrella entre los mutantes.

Así que Marvel ideó una solución digna de un capítulo de Scooby Doo. No es que Magneto se hubiera disfrazado de Xorn. En realidad lo que ocurría era que Xorn se había disfrazado de Magneto que se disfrazaba de Xorn. Vamos, que a Jean Grey no la mató el amo del magnetismo. Y ya van dos veces que usan el truquito con Magneto, aunque la otra vez fuera un robot.


Para recuperara a Xorn también se valieron de un recurso clásico ¿Cuáles son las mejores formas de que un villano malvado se vuelva bueno? Se le puede resucitar con el cerebro lavadito, se le puede crear un clon o se le puede encontrar un desconocido hermano gemelo bueno que tenga los mismos poderes. La tercera fue la ganadora y tan felices que se quedaron. Tuvo tanto éxito que el único rastro de Xorn en el último lustro ha sido el traje que llevaba la Jean Grey del futuro durante la Batalla del Átomo. No me extraña que Morrison se marchara.

Y eso es todo por hoy. Cagadosos saludos.

2 comentarios:

  1. Dios mío de mi vida, gracias por traerme de vuelta a la cabeza el tema Xorn. En serio, gracias, majo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje la verdade es una de las mayores cagadas en las colecciones mutantes. Me alegro que te gustara recordarlo. Muchas gracias por el comentario.

      Eliminar