Páginas

viernes, 27 de mayo de 2011

Pequeños grandes momentos 1: ¡Vestida para cenar!

Joder, la entrada "Una lagrimita por los muertos 5" está dando más vueltas que la noria desbocada del final de Extraños en un Tren. La publico, la borra, la vuelven a poner y, ahora, la cambian de fecha... Pero dejemos las quejas y centrémonos en lo que toca, en uno de esos momentos que, a pesar de limitarse a las escasas 24, 32 o 48 páginas de un simple cómic de grapa, merecen la misma atención (o más si se compara con cosas tan malas como Operación Tolerancia Cero) que cualquier crossover de veinte números.

El de hoy,  (número 81 Forum o 231 USA), es uno de mis cómics preferidos de la Patrulla y uno de los mejores que ha escrito Claremont. Tuvo que darle muchas vueltas para poder meter en tan pocas páginas, los problemas del grupo, la situación de Illyana, una historia original y muchas pistas de lo que se acercaba.

El argumento comienza en Australia, donde la Patrulla lleva escondida desde su aparente muerte en "La Caída de los Mutantes". La mayoría de sus miembros llevan bien el retiro, pero Coloso no acaba de adaptarse. Ser de metal en el ardiente desierto, le supone un suplicio añadido a su incapacidad para revertir a su forma humana que le causaron las heridas que le infligió Arpón al comienzo de "La Masacre Mutante". Y, por si fuera poco, está preocupado por su hermana pequeña Illyana, con la que sueña continuamente.

En ese momento aparece Pórtico, el enigmático aborigen, que le indica con señas que entre en uno de sus portales teleportadores. Sabiendo por experiencia que será para algo bueno, Peter obedece. Al otro lado, encuentra el Limbo. Y llega justo a tiempo para interrumpir la invocación del fantasma de Coloso que su hermana estaba haciendo y que hubiera terminado por corromper el alma de la chica (aunque ella cree que sí ha tenido éxito, por lo que se mantiene el secreto de que la Patrulla está viva). Y no es que le falte mucho, dado que ya tiene cuernos y patas de cabra. Pero mantenerse pura siendo la señora del Limbo, es complicado. Sobre todo, desde que el demonio S'ym consiguió infectarse con el virus tecnoorgánico del extraterrestre Warlock (en realidad creo que lo pilló del padre de Warlock, pero da igual) y empezó a planear un golpe de estado.

Pero Illyana no quiere al fantasma de su hermano para esos menesteres. A ella le preocupa más que rescate a los Nuevos Mutantes, secuestrados por recreaciones mágicas de personajes de novelas rusas y a punto de ser cocinados por la bruja Baba Yaga. La vieja ha lanzado hechizos que impiden que Illyana use su Espada Alma. Pero el cuerpo de Coloso es de hierro (de acero orgánico, concretamente) lo que es especialmente efectivo contra los seres mágicos (como ya comprobó El Adversario en "La Caída de los Mutantes"). Es la persona (o fantasma) ideal para traer de vuelta a los compañeros de grupo de la chica.

Lo que ninguno se plantea es de dónde ha salido la magia para que esos seres ficticios cobraran vida. Si lo hubieran hecho, podrían haber averiguado que venía del Limbo. Los muros que le separan del mundo real se están debilitando.

Vestidaparacenares saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario