Páginas

martes, 6 de septiembre de 2011

Grandes Momentos: El Nacimiento de Excálibur

Corría el año 1986 y los editores querían seguir ampliando la familia de títulos mutantes. Pero esta vez, al contrario de lo que había ocurrido el año anterior con el lanzamiento de Factor X, decidieron dejárselo a Chris Claremont, el guionista de los X-Men. No es de extrañar que, con tres títulos en el mercado (Patrulla, Nuevos Mutantes y Excálibur) le acabaran apodando el "patriarca mutante". Aunque bien podían haberle llamado el "dios de los mutantes", porque el bueno de Claremont manejaba los hilos de sus criaturitas como si fuera un experto marionetista. No fue casualidad que Gata Sombra y Rondador fueran heridos en la "Masacre Mutante", ni tampoco que fueran trasladados a Isla Muir para su recuperación. De esa forma, mientras la Patrulla X perdía, aparentemente, la vida en la saga de "La Caída de los Mutantes", los dos se encontraban vivitos y coleando en Inglaterra. Listos para fundar la que sería la rama europea de los mutantes y, con permiso de Alpha Flight, el grupo más importante que Marvel haya tenido fuera de las fronteras de los Estados Unidos.

Sin embargo, a Claremont nunca le gustaron los plagios, ni siquiera los propios, por lo que la nueva colección no se iba a parecer en nada al resto de alineaciones mutantes. Ni serían un grupo de superhéroes marginados que salvaban el mundo como la Patrulla, ni unos amigos adolescentes tratando de superar los problemas que sus poderes les causaban al estilo de los Nuevos Mutantes. Excálibur sería otra cosa. Tendría humor, villanos absurdos, dimensiones paralelas y muchos bichos extraterrestres.

Prescindir del argumento de "somos unos marginados en un mundo que nos odia" y la colaboración con el gobierno y la policía son otra de sus diferencias. Pero, quizás la que más sorprenda al leer los cómics, es la falta de compenetración de sus miembros y el reflejo de la parte difícil de las relaciones sociales. Ni buen rollo, ni amistad eterna. Excálibur es el grupo más desestructurado de los que llevan la X, en gran parte, gracias a la extraña mezcla de personajes:

- Kitty Pryde: Sus amigos de la Patrulla han muerto, su amor platónico (Coloso) ha muerto, sus poderes están tan estropeados desde el ataque de Arpón en la Masacre Mutante que le cuesta volverse intangible y un mero estornudo puede hacer que sus átomos se dispersen. Desde luego, no es el mejor momento para Gata Sombra. Pero es el mejor para desarrollarla como personaje, dándole más protagonismo y profundidad del que le permitía el puesto de benajamina de la Patrulla X (puesto que, pronto, sería ocupado por una joven Jubilacion Lee). Eso sí, se lleva con ella a su dragón Lockheed.

- Rachel Summers (Fénix): Claremont rescató a la hija alternativa de Cíclope y Jean Grey después de que llevara tiempo desaparecida. Ella es el detonante de la creación del grupo, al tener que salvarla de los lobos de guerra (unos extraterrestres plateados que pueden ponerse la piel de sus víctimas). Para esta serie la hicieron madurar un poco, rebajaron sus contínuos lloros (mi mamá está muerta, capturé mutantes para que los mataran, papá está con una señora que se parece a mamá...), la hicieron más fuerte y el maravilloso Alan Davis le diseñó uno de los trajes más provocativos y originales de la editorial.

- Rondador Nocturno: Por poco no fue reemplazado por Longshot. Por suerte, el bueno de Kurt se quedó donde tenía que estar y consiguió más protagonismo del que nadie podía haber imaginado para el demonio saltimbanqui. Después de todo, él era el principal reclamo de la serie. Y, por qué no decirlo, también el más equilibrado mentalmente. 

- Capitán Britania: Después de una miniserie escrita por Alan Moore y varias apariciones como secundario, Claremont decidió recuperar a su creación, aunque no por eso le trató mejor que a los demás. Alcohólico, agresivo, prepotente, depresivo (el aparente fallecimiento de su hermana Mariposa Mental no ayudó a mejorar este punto), inseguro, torturado por su pasado (fue responsable de la muerte de un niño) y con una complicada relación amorosa con Meggan, Brian se convirtió en la principal fuente de problemas dentro del grupo (ninguno de sus compañeros americanos lo tragaban, sobre todo Rondador que se había enamorado de Meggan y no le gustaba cómo la trataba), pero también la fuente de sus aventuras al aportar el rico universo de realidades paralelas en el que se desenvolvía. Y, para ser justos, también diré que era valiente, generoso, dialogante y ecuánime. Aunque eso no le quita el título de peor líder de grupo X.


- Meggan: La eterna novia del Capitán Britania es uno de los personajes más raros que nadie ha usado en un cómic. Analfabeta funcional, aficionada a los culebrones, naif, incapaz de tomar decisiones, dependiente emocional hasta niveles extremos y un poco bipolar, su personalidad quedaba muy lejos de la fortaleza de la heroína tradicional que encarnaba Tormenta. Una "mujer florero" capaz de volar, con superfuerza y capacidad metamórfica.

Como comienzo de curso, no está mal. Así que me despido hasta otro día. Excaliburados saludos a todos.


Cómo mola este dibujo de Roger Cruz aunque no sea de Excálibur

No hay comentarios:

Publicar un comentario