Páginas

viernes, 14 de febrero de 2014

Eso me suena: los chicos fogosos

Había una vez un mutante que nació como un “homenaje” a la Antorcha Humana, aunque para evitar comparaciones los guionistas se esforzaron en dejar claro que sus poderes no eran de fuego, sino que “generaba calor” de alguna manera. Al final, en un momento bajo de popularidad, esos mismos poderes que le convertían en superhéroe acabaron por producirle una grave enfermedad que casi le mata ¿quién es?

Pues esta definición podría aplicarse a dos héroes muy diferentes. Por un lado estaría Fuego Solar. El mutante japones que actualmente (si no le han matado ya, que en esa serie hay más muertos que en “Se ha escrito un crimen”) forma parte de los Imposibles Vengadores vivió su mayor momento de gloria durante los cuatro mesecillos que duró la Era de Apocalipsis gracias al fabuloso estilismo que le crearon. Años más tarde, mientras la editorial trataba de lanzar un grupo japonés (Big Hero 6) que le conectara con el éxito del manga, a Shiro le descubrieron que la radiactividad de su poder le había provocado un cáncer. Porque, a pesar de las llamitas que cubrían su cuerpo y de su nombre, su poder nada tenía que ver con el Fuego.

La otra implicada sería Estrella de Fuego. La chica nació como sustituta de la Antorcha Humana (porque no les dejaron usar al personaje) para hacer de contrapunto del Hombre de Hielo en la mítica serie de televisión “Spiderman y sus Increíbles Amigos”. Sin embargo, en su paso al cómic perdió sus poderes de fuego y se les definió como “generación de microondas”. Tras su salida de los Nuevos Guerreros, la chica pasó un tiempo sin rumbo fijo y en algún momento a alguien se le ocurrió que (atención a la originalidad) sus poderes le habían causado un cáncer de mama.

Curiosamente, ambos han vuelto a la primera línea superheroica con un añito de diferencia, ya que Estrella de Fuego acaba de incorporarse a la Asombrosa Patrulla X. Esperemos que los dosacaben por encontrar su propia historia al margen del otro. Aunque quizás deberían fusionarlos para evitar tanta redundancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario