Páginas

viernes, 18 de abril de 2014

Argumentario mutante: Clones y suplantadores

Decía el otro día cuando hablaba de “Días del Futuro Pasado” que esa saga había fijado ciertos argumentos y temáticas que se convertirían en señas de la franquicia mutante. Hoy nos fijaremos en clones, sustitutos y suplantadores:

Los clones y los suplantadores son un clásico del cómic y una de las formas más tópicas y típicas de resolver las situaciones insalvables que de vez en cuando se presentan en los cómics. Da igual si acaba de morir, si tres números antes apuñaló a su novia, si cambió de bando, si se convirtió al budismo o si ya nadie le respeta porque algún guionista iluminado le obligó a hacer cosas ridículas. Se dice que ha sido otro con su cara (o su traje) y todo resuelto.

- Suplantadores: Es la forma más sencilla de solucionar la papeleta y te evita tener que ponerse a estudiar biología celular para darle cierto aire científico a tu guión. Simplemente, alguien (persona, animal, planta, ente o cosa) tomó el lugar del personaje en cuestión y lo que hiciera, es culpa suya. Esto ocurrió cuando asesinaron al Profesor X, que al final resultó ser Cambiante/Morfo (ya le había suplantado con anterioridad, como puede verse en la imagen) sustituyéndole. También usaron este truco para que Magneto no tuviera en su currículum asuntos tan absurdos como que había reclamado la paternidad de Polaris o que se había aliado con el inútil de Mesmero, todo esto atribuído a un robot que lo sustituyó. Y, por supuesto, fue la forma por la que resucitaron a Jean Grey después de que Fénix se suicidara en la Luna. La suplantación de Dominó por Imitadora (exnovia azul de Masacre), la de Dazzler por Mística o la de Lobezno por un skrull son otros ejemplos de sustituciones con mejor o peor resultado.


- Clones: La era atómica puso de moda este argumento de la ciencia-ficción y los cómics no tardaron en hacer uso de él. Los mutantes tardaron más en vérselas con uno, pero cuando lo hicieron fue a lo grande. Tras la muerte (impuesta por la editorial) de Fénix, Claremont había superado la pérdida dividiendo a Jean en dos pelirrojas: Madelyne (chica con un parecido sorprendente con la muerta) sería la novia y Rachel (hija de Jean y Scott venida de Días del Futuro Pasado) seguiría su papel de heroína. Pero la reaparición de Jean y la formación de X-Factor le desvarataron los planes. Así que, dado que Cíclope ya estaba detrás de Jean, tuvo que encontrar una forma de deshacerse de Maddie. Y decidió que la mejor forma era desvelar que se trataba de un clon de Jean Grey. Desde entonces, multitud de dobles se han apuntado a la fiesta, normalmente por obra y gracia de Mister Siniestro. El mayor logro del malvado genetista fue la creación de Maddie, pero también se entretuvo clonando a sus Merodeadores (a los que sustituía cada vez que los mataban) y a él mismo, llegando a crear una sociedad siniestra (en la imagen) en la que hasta las vacas eran copias suyas. Otros clones conocidos han sido Joseph de Magneto, X-23 de Lobezno, las Cucos de Emma Frost o, siguiendo la tradición de los Summers/Grey, Discordia de Cable.

Y eso es todo por hoy. Argumentosos saludos a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario